miércoles, 20 de octubre de 2004

Dedicación


Hace años que el tema religioso me inquieta, la que fuera mi niñera asegura que desde muy pequeña ya le había dado charlas teológicas por las mañanas, de camino al colegio. Hacía preguntas sobre la Virgen María, el Niño Jesús y Dios. Luego fui creciendo y mis inquietudes aumentaron, surgiendo en mí cada vez más preguntas que necesitaban de una respuesta, coherente a ser posible.

Comencé a interesarme por la mitología, las leyendas, el ocultismo… y con la llegada de Internet a casa descubrí el nombre que el mundo moderno le daba a la religión que yo misma me había creado hasta el momento: Wica. No me considero wiccana, con la información leída y que más tarde copiaré en este Libro de las Sombras, llegué a la conclusión de que Wica es una religión inventada por el hombre, hasta cierto punto, como todas…, pero el hombre que dio ese nombre a esta religión pagana se llamaba Gerald B. Gardner y es un personaje relativamente actual, moderno, por lo que considero Wica como una religión moderna.

Mis creencias se basan en un Ser al que prefiero llamar Diosa pues así me es más cercano. Mi Diosa es el Dios entre los Cristianos, es Alá en el Islam, Yahvé entre los hebreos… Mi divina Diosa lo es Todo y en sí misma es hombre y mujer. Ella es su propio consorte, Ella será su hijo. Puede resultar complejo pero, meditándolo bien, es bastante sencillo. Todos tenemos un aspecto femenino y uno masculino, cosas negativas y positivas, es lo que equilibra la balanza. Y Ella no es menos. Es igual a nosotros pero representa su masculinidad creando un doble en hombre. ¿Es otro Dios? Realmente, no. Es otro aspecto de Ella misma, al que llamamos Dios, del mismo modo que los otros aspectos son llamados Doncella, Madre y Anciana. No siempre he estado tan unida a mi religión como ahora, quizá el llegar a tierras austríacas y verme rodeada de naturaleza me hizo volver a escuchar la voz de mi Señora.

También ayudó el que María, mi mejor amiga y hermana no de sangre pero sí de corazón (cosa que une a veces mucho más que la sangre) también comparta estas ideas religiosas aunque desde un punto de vista diferente en según qué cosas. Centrada en el estudio del mundo egipcio, María es el ejemplo a seguir que me guía y me anima cuando sólo veo tinieblas. Ella es una luz en el horizonte cuando mi burbuja interior se rompe, hay una canción que siempre me recuerda a ella pues, si ella es mi punto de apoyo, ella asegura ser yo el suyo. La canción, un trozo de ella, dice así:
Y si te sientes perdido
con tus ojos no has de ver
hazlo con los de tu alma 
y encontrarás la calma 
tu Rosa de los Vientos seré.

Rosa de los Vientos, Mägo de Oz, Album: Gaia

La Rosa de los Vientos es un instrumento utilizado por los navegantes para orientarse y no perder el rumbo. La canción viene a decir que si te pierdes, yo seré tu guía.

He retomado la Senda de la Diosa y esta vez, con su ayuda, la de María y otros amigos paganos, sé que la seguiré siempre y no volveré a apartarme de ella.

Diosa, en ti creo, tú eres la Luz del día, la esperanza de la vida y yo, simplemente, una hija tuya que hará que sientas orgullo de ella.

martes, 19 de octubre de 2004

Credo de las Brujas


Escucha ahora la palabra de las Brujas
Los secretos que en la noche escondemos,
Cuando la oscuridad era el destino de nuestro camino,
y que ahora lo dirigimos a la luz.
Misteriosos Agua y Fuego,
Tierra y Aire,
Por su escondida esencia los conocemos,
Y mantendremos en silencio.
El eterno renacimiento de la Naturaleza,
el paso del Invierno a la Primavera,
Compartimos con el la vida universal,
Regocijándonos en el anillo mágico.
Cuatro veces al año los Sabbats Mayores
Retornan y las Brujas son vistas
En Lammas y Candlemas bailando,
En la noche de Beltane y la vieja Samhain.
Cuando el día y la noche son iguales,
El Sol está más cercano o lejano,
Los cuatro Sabbats Menores se celebran,
Y las Brujas se reunen en celebración.
Trece Lunas de plata cada año tiene
Y trece son las reuniones de los Coven.
Trece veces los Esbats se celebran,
Por cada precioso año y día.
El Poder legado a través de las eras,
Transmitido siempre entre hombre y mujer,
De época en época trancurriendo,
Desde el momento en que empezaron los tiempos.
Cuando el círculo mágico es trazado,
Sea por Espada o Athame de poder,
Su compás entre los dos mundos yace,
En la tierra de las sombras por esa hora.
El mundo común no debe saber entonces,
Y el mundo de abajo tampoco dirá,
Que los Dioses Antiguos se invocan allí,
Y Alta Magia es realizada.
Dos son los pilares místicos,
Que se erigen en el altar,
Y dos son los poderes de la Naturaleza,
Las formas y las fuerzas divinas.
La oscuridad y la luz en sucesión,
Los opuestos unidos en uno,
Mostrados como Dios y Diosa,
como nos enseñaron nuestros ancestros.
Por la noche él es el Jinete del Salvaje Viento,
El Astado, el Señor de las Sombras.
Por el día, el Rey de los Bosques,
el Morador de las Verdes Llanuras.
Ella es joven o vieja a voluntad,
Navega las rasgadas nubes en su barca,
La Brillante Dama Plateada de la medianoche,
La Anciana que teje encantamientos en la oscuridad.
El Señor y la Señora de la Magia,
Que moran en lo profundo de nuestra mente,
Inmortales y siempre renaciendo,
Con poder para liberar o atar.
Bebed pues vino con los Antiguos Dioses,
Y bailad y hacer el amor en sus alabanzas,
Hasta que la hermosa tierra de Elphane nos reciba,
En paz para el resto de nuestros días.
Y sea "Haz lo que quieras" el desafio,
Así como por Amor no dañes a nadie,
Puesto que este es el único mandamiento.
Por la Magia de los Antiguos,
que así sea.