miércoles, 27 de septiembre de 2006

Las herramientas


Usa herramientas, no las uses, toma lo que encuentres por casa que usas a diario y llévalo a tus rituales o no... Da igual porque si es lo que te hace sentir las Deidades y el poder mejor, es lo que necesitas...

Lo primero sería buscar el santuario, donde celebrar los rituales y trabajos mágicos. Un lugar amplio, aislado de interrupciones y ruidos y que sea poco frecuentado por otras persanoas (a ser posible). Lo esencial es estar a gusto allí, asegurándose de que tenga una ventana si el lugar es en casa, para ver la luna (yo lo considero muy importante) Mi primer santuario fue el cementerio de Santa Isabel, en un panteón antiguo de la antigua Duquesa de Álava, construido en 1882. Era como una casa de planta octogonal que, al subir las escaleras, se llegaba a una especie de balconcillo o terracita rodeada con cadenas para cortar el paso. Yo pasaba las cadenas y allí me iba. En aquellas épocas no hacía mucho, sólo meditación pero, que sepáis que eso es un ritual como cualquier otro. Era todo visualización sentada. Me sentaba y me veía cerrando el círculo etc... Más tarde, comencé a usar el suelo de mi diminuta habitación (3m x 2m) a altas horas de la madrugada para que mis padres no me viesen. Luego me casé y tuve una habitación propia para el santuario hasta que mi hijo la empezó a usar como su dormitorio. Entonces, mi santuario era la cocina (en invierno) y el desván de mi suegra (en verano). Finalmente, vinimos a vivir a nuestra casa y está en el desván. Aunque estamos preparando el jardín para hacer rituales en verano.

El altar, ese lugar en el que honramos a los Dioses, meditamos y elevamos la energía. Cada uno debería decorarlo como se le antoje, a ser posible con elementos naturales y mantenerlo siempre limpio y ordenado (si es un altar permanente). Dicen que el lado derecho es el perteneciente al Dios y el izquierdo a la Diosa. En la parte frontal (la que queda más lejos de nosotros ante el altar) sería para dejar las velas a los Dioses, sus símbolos y sus figuras (de haberlas) y la parte posterior, la cercana a nosotros, la dedicada a los trabajos. Yo al principio tenía la parte de la Diosa a la derecha y el Dios a la izquierda hasta que leí esto y, como más o menos me daba igual, la tomé. Además pensé que a la Diosa le correspondía el lado izquierdo debido a que en el lado izquierdo tenemos el corazón... Paranoias quizá...

Mi altar ha sido desde un escritorio a un suelo de cementerio. Lo importante del altar es que sea una superficie amplia y firme. El mantel, que lo recomiendo porque así es más fácil de recoger la cera de golpe sin tener que andar rascando la superficie, debiera ser de fibras naturales, decorado con simbolismo pagano o wiccano (el mío tiene motivos celtas). Si os ocurre que el mantel se pringa de cera, lavarlo en la lavadora o a mano y, cuando lo planchéis, poned un trapo sobre la mancha de cera, aplicad la plancha y la cera pasará al trapo quedando el mantel limpio otra vez.

Ya sabemos todos que los elementos se representan mediante velas, agua, sal, incienso... Yo suelo colocar conchas marinas para recordar mi amada San Sebastián y algunas piedras en forma de colgantes que me han regalado amigos para así tenerlos presentes y no estar tan sola. A veces, si me encuentro algo, lo coloco como símbolo de buena suerte (la primera piedra que mi hijo cogió con sus propias manos). Según la estación, adorno el altar con hojas secas, frutos o flores. Pero es porque me gusta dejar claro que siento las energías estacionales. Es más mis Sabbats son cuando considero que es la fecha. Aún no celebré Mabon porque no veo hojas caer con las fuertes ráfagas de viento...

El agua y la sal representan al Dios y a la Diosa y mezclándolos simbolizamos la unión carnal de los Dioses. El cuenco con agua representa al elemento Agua y la sal (que yo trato que sea sal marina), a la Tierra. Yo tengo la sal en una vieira que me regalaron en Galicia cuando tenía ocho años y el agua en el cáliz que me regaló una amiga. Que era tan grande para llenarlo (nunca controlaba lo que echaba) que terminaba los rituales... demasiado... feliz...

Respecto a arreglos y adornos propios. Creo inadecuado maquillarse y hacerse extraños recogidos en el pelo. Lo mejor creo que es el pelo suelto, coronas de flores y, como mucho, alguna joya de simbología pagana/wiccana o que sea muy especial para nosotros. Y siempre de plata, únicamente porque la asocio a la Diosa y porque el oro no me gusta.

El athame dicen que debe ser una daga de doble filo y mango negro aunque bien vale cualquier daga... Por ejemplo, mi primer athame era una daga de Napoleón que le regaló mi madre a mi padre y que luego él me dio cundo me mudé aquí. Unas veces, antes de poder conseguir la daga, era un cuchillo pequeño de mango negro de la cocina. Más tarde, mi padre me regaló una daga egipcia y la utilicé. Un día, decidí a probar las herramientas wiccanas tradicionales. Dartanus, mi esposo, me compró un athame de doble filo y de mango negro. La primera vez que trabajé con él, a punto estuve de abrir una puerta en el Círculo y tomar mi daga egipcia. Pero, hablé con una amiga y me dijo que tomase la que más me sirviese... Al final, a día de hoy, uso la que me dio mi marido, empecé utilizándola pues él me la regaló por antojo mío de tratar de ser más tradicional y ver si había diferencia. No la hay. Ahora uso ese athame que me regaló mi marido y me va muy bien. Yo creo que al principio es difícil cambiar de herramientas, lo sé por experiencia. Regalé a amigas todas las herramientas que usaba en España porque vi que iba a empezar una nueva vida y que evolucionaría. Por ello, creí conveniente una nueva recopilación de herramientas. Fue un proceso lento pero amo todas las que tengo y no me imagino utilizando otras ahora...

La bola de cristal debería ser de cuarzo o cristal de roca y de un tamaño manejable pues algunas personas prefieren trabajar con ella teniéndola entre las manos y desplazándose por el círculo con ella. Representa a la Diosa por lo que la pongo en el altar al lado izquierdo, ante las velas de la Diosa (pongo tres: blanca para la doncella, roja para la madre y negra para la anciana y otra a parte para la invocación general). Mi bola de cristal está apoyada en un soporte de bronce que hace el cuerpo de unas serpientes (muy Slytherin yo... no se nota) y suelo cogerla entre las manos pero, siempre con un trapo que uso exclusivamente para eso, porque no me gusta tocarla con las manos y ver cómo quedan las huellas dactilares... Soy algo maniática.

El bolline creo que se le llama de más modos. Es el cuchillo de doble filo y mango blanco que se usa para cortar cosas físicas (pelar manzanas, cortar granadas, marcar velas...). Lo tengo para eso, cortar lo que tenga que cortar, excepto hierbas. Además el Bolline me crea ciertos problemas, cuando traté de cortar una manzana al medio el pasado Samhain, olvidé que tenía doble filo y, al presionar el filo para cortar, me corté la palma de la mano (pupita).

El caldero lo veo muy útil, eso de que debe ser negro y con tres patas queda muy bonito pero no lo considero necesario. Es más, mi primer caldero fue un quemador de esencias en forma de cocinita, usaba la cazueliza como caldero, una hoguera enanísima. Luego le tomaba prestado a mi suegra un cazo negro bastante grande y, finalmente mi madre me compró uno cuando se lo pedí. Mi marido me hizo un apoyo en forma de pentagrama y no creo que lo cambie por nada del mundo. Además vale como papelera cuando se acaba el ritual y, para transportar las herramientas dentro cuando vamos a ritualizar en otro sitio. Si es para quemar algo y no tenemos uno, vale hasta una cazuela y, para líquidos, el propio cáliz.

El cáliz puede ser de muchos materiales creo yo: barro, cristal, metal... Yo creo conveniente tener dos cálices, uno para el agua que se utilizará en el cierre del círculo y el que contendrá las bebidas. Mi primer cáliz era una copa de cristal de la madre de mi suegra. Luego fue una copa de helado con forma de caracola marina. Un día, una amiga me compró mi cáliz grande y lo utilicé hasta que vi que me ponía algo piripi con tanta bebida... Entonces, en un mercado medieval compré por tres euros un cáliz de barro de estilo medieval, una preciosidad. Lo empecé a usar como cáliz para la bebida y el grande para el agua. Pero, la mujer que vendió a mi amiga mi cáliz grande, sacó a la venta uno pequeño del mismo estilo que el grande. Lo compré y se lo compré a mis hermanos Cole, Deirdre; Lágrimas Negras, Lirton, Nagash y Xana. Ahora uso el pequeño para la bebida y el grande para el agua.

La campana aún no la tengo pero tengo ganas de una de tamaño mediano para comenzar los rituales con un toquecito de campana. Creo que debería ser de plata pero, como es un material caro, valdría acero inoxidable o bronce.

He tenido dos diademas, ambas hechas por mi esposo. La primera fue la réplica de la de Janet Farrar y la segunda, mi preferida, la réplica de la de Viviana en Las Nieblas de Avalon (y señores, es Nieblas no brumas, tengo la película original en VHS para probarlo). Brazalete quiero tener uno, por supuesto, me lo hará mi marido cuando sepa cómo lo quiero...

Ya sabemos la fama que tiene nuestra amada escoba, yo estuve un año tras una y me la compró mi marido en un mercado medieval. La hizo un escobero con hojas de abedul. Tiene el mango bajo porque quiero poner la varita como mango como según dicen, se hacía antiguamente. Aún así, quería hacerme una propia con palo de fresno, ramitas de abedul y sauce en las ataduras pero, me gusta la que tengo y no creo que la cambie ya.
La espada, tiene la misma función que el Athame, yo tuve un florete y ahora uso las Excalibur que me regaló mi marido por nuestro segundo aniversario. No la uso pero, tengo intención de usarla en el cierre del círculo de la Unión de Manos o en rituales con más gente. El problema de la espada es que es pesada y por ello, prefiero el Athame.

La hoz fue un antojo tras leerme la saga de Las Nieblas de Avalon pues las sacerdotisas la llevan como símbolo de sacerdocio. Así que, en cuanto me inicié en Beltane, mi marido me la cogió. Es en forma luna creciente (o menguante, según se mire) y la uso como Athame en la Bajada de la Luna y para cortar hierbas.

Los incensarios creo que valen los que se usan para conos, para barras o los de brasas, pudiendo ser de metal, madera, cerámica... Mi primer incensario fue un quemador de esencia en forma de brujo porque no me gustaba el incienso. Luego compré un incensario de madera con estrellas de bronce pegadas y un día, encontré un braserito de bronce que era para quemar incienso en las brasas. Me gusta porque permite hacer mis propias mezclas. Aunque uso uno llamado “Göttin” (Diosa) que lleva ámbar, pétalos de rosa...

El Libro de las Sombras... Llamo así a todo lo que recopilo en cuadernos pues, a fin de cuentas, eso es un Libro de las Sombras, lo que vamos aprendiendo. Tomo cosas de Internet aunque tras retocarlas para que se ajusten a mis necesidades. Ahora mismo tengo unos 10 gigas de información sin organizar... Mi primer Libro de las Sombras fue un cuaderno, luego mi esposo me regaló uno de hojas amarillas en las que no se veía lo que escribía y el pasado Samhain, me compró mi definitivo Libro de las Sombras, de cuero negro con un pentáculo de bronce en la portada y páginas blancas. Mi hermana Lágrimas Negras leyó un cacho (lo transcribí vía Messenger) y aseguró parecer un libro de Scott Cunningham... Pero, es como yo veo mi religión. Claro que cada año que pasa, pienso que debí poner otras cosas, pero es un Libro de las Sombras, anotaciones, tachones, pegotes de cera... Tengo un libro de oraciones, otro regalo de mi marido, hecho con piel de camello y con un ojo de tigre incrustado.

Mi pentáculo me lo hice yo y a varios de mis hermanos. Creo que es la herramienta que todo wiccano debería fabricarse o ser regalada por alguien que nos lo haga porque es bastante sencillo de hacer y demostramos a los Dioses que les dedicamos tiempo.

Mi primera túnica me la hice con una tela azul que me mandó mi herma Deirdre (gracias) pero, tras el ritual de iniciación en una cascada en Beltane, mi suegra la lavó y ahora es un minivestido ajustado... Tras esto, usé un vestido de terciopelo rojo. Ahora tengo una túnica de lino blanco a la que le cosí runas. Voy descalza en los rituales, por eso es muy importante que mis alfombras sean mulliditas...

La vara me la quiere hacer mi marido, con rama de sauce o avellano, haciendo un mango que se ajuste a mi mano y luego el resto imitando un cuerno de unicornio (en espiral). Por ahora uso la que me regaló mi herma Deirdre (gracias de nuevo) con un cristal en la punta. Aunque creo que vale hasta una rama sin adornar ni pelar.

Las velas, a gusto del consumidor. Este Imbolc quiero crearme mis propias velas, ya contaré la experiencia...

Uso casi de todo, mi altar está siempre lleno a rebosar y lo uso todo. No lo necesito pero me gusta cómo me salen los rituales. Creo que la única herramienta indispensable es la fe del wiccano y nada más. El amor a los Dioses, lo demás es solo como un condimento en la comida, le da sabor pero, no cambia la esencia del alimento. Las herramientas adornan los rituales pero, son eso, decoración que no es necesario. ¿Acaso creéis que los Dioses son tan selectivos? En plan “Ah, no, si no usas las herramientas paso de ti...”. Creo que incluso mirar la Luna una noche es un ritual. El Libro de las Sombras sí es importante pero, hay un momento en el que conocemos nuestros rituales y no lo necesitamos (al menos, no tanto) y creo que puede estar en el ordenador e imprimir lo que haga falta en un ritual. El Pendrive es muy práctico (¡¡quiero uno!!) porque nadie sabe lo que llevas ahí y lo puedes transportar a cualquier sitio sin problema.

NO ES NECESARIO TENER TODAS LAS HERRAMIENTAS
LA MAGIA ESTÁ EN NOSOTROS,
NOSOTROS SOMOS LA HERRAMIENTA MÁGICA 

Ahora os pregunto:

¿Qué herramientas tenéis en casa?

Yo tengo casi de todo, athame, bolline, hoz, cuencos para la sal y las pastas, pentáculo, péndulo, incensario, velas y un largo etcétera que podría extenderme hasta la eternidad...

¿Cuáles soléis utilizar en casi todos los rituales?

Prácticamente las uso todas, por eso necesito un altar bastante amplio siempre.

• ¿Qué herramientas creéis que son totalmente indispensables para todo pagano/wiccano/brujo?

No creo que ninguna herramienta sea indispensable. Pues todo es reemplazable y más en esta senda donde se te dice que hagas lo que quieras mientras a nadie dañes. Por ello, se puede ritualizar sin ellas sin ningún problema. Como mucho el Libro de las Sombras para llevar el registro de nuestras vivencias y aprendizaje pero, tampoco es imprescindible.

¿Veis bien el utilizar un objeto cotidiano, y que usais a menudo, para fines magicos?

No lo veo un inconveniente, antiguamente no creo que la gente tuviese el lujo de poder permitirse tener utensilios solo para este uso y no creo que por ello practicasen menos su religión que aquellos que tienen herramientas que sólo usan para ese fin. Aún así, si se usa un utensilio cotidiano, se puede limpiar, purificar y consagrar antes de usarlo.

lunes, 18 de septiembre de 2006

Noches de espíritus




Se consideran en Austria "Rauhnächte" (noches de espíritus) la noche del 24 de diciembre, la noche del 31 de diciembre y la noche del 6 de enero. 

Es una creencia de la zona de los Alpes y me la narró una amiga mía de aquí que se llama Moon Black (la llamaremos así...). 

Cuenta la leyenda que, durante estas tres noches los "Wilde Gjoad" (cazadores salvajes) salen de caza. Son demonios, trasgos y todo lo maligno que pueda imaginarse. 

En estas noches es preferible no salir de casa pues no se sabe lo que puede ocurrir. Se dice que si el perro de la casa no aparece esa noche, debe cazar para los cazadores salvajes. A la mañana siguiente, llega famélico y exhausto. Los cazadores salvajes dejan una ofrenda o regalo a la familia a la que pertenece el perro, en agradecimiento al servicio prestado por el can. 

El abuelo de mi amiga, en sus épocas de novio con la abuela, decidó ir a casa de la novia en una de estas noches. Dice Moon Black, que le contó que cuando iba por el bosque, comenzó a escuchar unos sonidos, como cascos de caballos y que sintió seres rodeándoles. Como prueba del pánico de su abuelo, en una cruz de piedra en un claro de aquel bosque se encuentran las marcas que dejó su abuelo con las uñas al aferrarse a la cruz como protección.

Me gusta la leyenda/tradición aunque suena más a que lo crearon los padres o los curas o a saber para hacer que las gentes no saliesen ni en Nochebuena, ni en Nochevieja ni la noche de Reyes. Una manera para hacer que se respetasen esas noches tan especiales...