lunes, 21 de diciembre de 2009

Feliz Solsticio


Hoy es el Solsticio de Invierno y el clima lo confirma: frío, temperaturas bajo cero, nieve, hielo... El manto blanco que ofrece la nieve nos recuerda mejor que nunca el por qué de esta celebración: regresa el Sol cada día un poco más, hasta llegar el verano. La oscuridad será cada vez menos y los días volverán a ser más largos que las noches. He querido celebrarlo comprando un cuenco para las ofrendas y, tras recorrerme varias tiendas, encontré en Zara Home uno de nácar, muy acorde con el resto de objetos que completan mi altar. Para los que no lo conocen, hay:

• Dos estatuillas traídas de Italia por mis padres del David de Miguel Ángel y la Venus de Boticelli.
• Una lámpara de vela regalada por la madre de Max.
• Un cáliz de cerámica comprado en el primer mercado medieval al que fui en Austria.
• Una caracola comprada en San Sebastián, para sentir a mi amado mar un poco más cerca de mí cuando lo tuve tan lejos.
• Conchas marinas.
• Una caja de madera con detalles de nudos celtas grabados que contiene mi Tarot Wicca Celta.
• Una Brighid elaborada con hojas de mazorca de maíz en Imbolc de 2008.
• Un incensario de madera que pronto será sustituído por uno de barro hecho por Boadiccea.
• Una moneda de 1 €uro de Irlanda, en la que se ve un arpa.
• Un colgante de un hada, unos pendientes con la cruz celta, un anillo con un dragón que me regaló Jonathan de novios hace ocho años y un claddagh que me regaló nada más llegar a Vitoria (el 28 de noviembre) pero que me queda grande (me regaló otro ese mismo día que me entra a la perfección).
• El cuenco de nácar con galletas.

Las estatuillas las quiero reemplazar con el tiempo por un Cernunnos (gracias a Xan y Boadiccea por vuestro trabajo) y una Danu que he visto por Internet y que me encanta.

Debido al reducido espacio del que dispongo ahora, he prescindido de athame, bolline, hoz, varita... De hecho, en esta nueva época en la que me encuentro, mis rituales a penas precisan de esas herramientas. Todo se reduce a encender la vela una hora al día junto con una varilla de incienso, elevando una pequeña oración. Dejo mis ofrendas y lo mantengo siempre limpio (lo limpio cada dos días, desempolvando todo). Está en el escritorio, en la mitad derecha (en la izquierda está el portátil), junto a la cabecera de mi cama y pegado a la pared de la ventana.

Respecto a si he celebrado Yule. Debo decir que sí y no. Sí porque ahora para mí, cada día es una pequeña celebración y no porque no he hecho "nada especial", a excepción de comprar el cuenco de nácar y dejar una ofrenda. Supongo que haremos como cada año que venimos aquí en diciembre: decorar el árbol todos juntos sólo que, en vez de con la decoración navideña de bolas y espumillón; usaremos guirnaldas de palomitas, chocolatinas, bolsas de té y ramas de canela e intercambiaremos regalos.

Creo que el Sabbat que da la bienvenida al Sol debería celebrarse así, prendiendo una vela como símbolo del regreso de la luz y el calor, una ofrenda a ese Dios que nace (sería bueno algo como leche, ya que es recién nacido) y un cuenco con nieve, para ver cómo con el calor de la vela se va derritiendo. El tema del árbol, sinceramente, lo hago más por compartir una tradición con mi familia que por el hecho de ser el Solsticio de Invierno, y lo mismo con lo de intercambiar regalos, una constumbre a la que cada día le estoy cogiendo más manía al verla tan materialista y consumista.

De hecho, empiezo a pensar en regalar sólo a los niños el año que viene. Esperan con entusiasmo estas fechas, más desde que el año pasado mi padre se presentó vestido de Santa Claus con un saco al hombro, con todos los regalos dentro. Jonathan dice que si por algo merece la pena estas fechas, es por la cara de los niños ante los regalos y por ver la ilusión reflejada en sus ojos. Ver cómo la inocencia sigue existiendo en un mundo cada vez más corrompido...

Espero que con la luz naciente de este Solsticio de Invierno, todo aquello que llenaba de oscuridad vuestras vidas se vaya alejando poco a poco, dando paso a la luz que os merecéis encontrar.

¡¡¡FELIZ YULE A TODOS!!!

miércoles, 16 de diciembre de 2009

¿Cómo decirlo?


Siempre es difícil contarlo a los padres, cuesta menos que a la pareja porque, a fin de cuentas, es con los padres con los que se vive hasta que nos independizamos. Por ello nunca se sabe qué reacción tendrán y es por lo que hay que vigilar mucho cómo se explican las cosas. Ellos son los dueños de la casa y nos pueden prohibir realizar ritos bajo su techo...

Teniendo en cuenta que no conozco el grado de confianza que puedas tener con ellos, trataré de aconsejarte en la medida de lo posible.

Quizá un buen modo sería comenzar a decirles que te interesa la historia antigua, sobre las civilizaciones perdidas, la antropología en general. Puedes decirles los descubrimientos que haces "el otro día leí que las hogueras de San Juan ya se celebraban en la época de los celtas para celebrar la llegada del verano", así, como curiosidades ajenas a ti. Según lo vayan asimilando puedes ir demostrando que el tema te interesa cada vez más. "Mira, en aquella época sí que sentían lo que celebraban, no como ahora que nos domina el consumismo y las festividades han perdido su significado". Se trata ante todo de que te vean responsable. De que puedan confiar en tu criterio. Una vez hecho puedes dar el paso siguiente, que podría ser por ejemplo el 31 de octubre decirles: "leí que antiguamente se creía que los espíritus de los difuntos volvían a sus casas a la cena. Me gustaría esta noche dejar un plato y un cubierto vacío en memoria del abuelo y que me contárais más cosas sobre él, cómo era, qué le gustaba, anécdotas...". Así, les vas demostrando que no vas a salir volando en escoba que tienes los pies sobre la tierra.

El último paso, y el más delicado es el tema ritual. Puedes explicarles que no es nada del más allá y que no hay magia en ello. Que simplemente lo realizas porque es un modo de concentrarte en una actividad específica. Lo haces para rezar en lo que crees. El círculo lo haces como paso previo, como, diciendo "en cuanto lo cierre, mi mente sólo se concentrará en mis oraciones, lo demás deja de existir". Pueden comprenderlo si se va paso a paso y se les sabe llevar.

Yo cuando vivía con mis padres no sabía eso que sé ahora, trataba de imponerme, me ponía burra. Eso es lo peor, te ven más niña e irresponsable. Trata de no perder los nervios (que mira que en ocasiones será difícil) y demuestra en todo momento que eres adulta y responsable. Si lo haces, confiarán en ti y saldrá bien.

Cronología de la Inquisición


• En 743 el último rey merovingio, Childerico III, publicó un edicto que condenaba las prácticas paganas y “mágicas”.

• En 1214 Santo Domingo de Guzmán fundó la Orden de los Hermanos Predicadores para actuar en contra de los practicantes de magia.

• En 1224 Federico II aprobó la ley de la pena de muerte a los herejes. En 1231 la Inquisición fue aprobada oficialmente por el papa Gregorio IX, creando un nuevo Tribunal de la Inquisición.
El inquisidor Conrado de Mrburgo (Alemania) redactó el “Manual Prácico d Inquisidores” donde se explica cómo debía proceder un tribunal. Lo primero que debía hacerse al llegar a un pueblo era anunciar el “Templo de Gracia” en el cual, si se confesaban culpables, eran perdonados con penitencias. Muchos fueron los que confesaron por miedo a ser acusados y lo que pudiese sucederles. Los primeros interrogatorios se daban sin presencia de abogados.

• En 1252 durante el papado de Inocencio IV se comenzaron a aplicar as torturas.
El inquisidor Eimerich publicó el “Directorio de los Inquisidores”, un manual de la Inquisición.

• En 1274 se ejecutó públicamente a Angele, una viuda de 50 as de Toulon (Francia) acusada de tener relaciones de todo tipo con Satanás.

• En 1314 durante el reinada de Felipe IV y el papado de Clemente V varios templarios fueron quemados en la hoguera. El Arzobispo Felipe de Marigny de Senlis (Francia) sentenció a 54 templarios a la hoguera en París, a otros cuatro en Senlis y a nueve en Reims. El Gran Maestro Jacques de Molay, el Gran Visitador Hugo de Pairaud y el Comendadod de Normandía Godofredo fr Charnat y Guy fueron prisioneros durante siete años y terminaron el la hoguera el 18 de marzo de 1314 en la isla de Bouvien, hoy conocida como la plaza del Verde galante.

• En 1431 Juana de Arco murió en la hoguera tras triunfar contra España en Orleáns, derrotar a los ingleses en Patay y coronar a Carlos III en Reims.

• En 1484 el Papa Inocente VIII divulgó la bula Summis Desiderantes Affectibus contra las brujas.

• En 1486 Heinrich Krammer y Jacob Spencer publicaron el “Malleus Maleficarum” (El Martillo de las Brujas).
En la primera parte de este libro aparecen las preguntas que debían hacerse para identificar a una bruja y, la segunda parte explica cómo anular y disolver a los hechiceros.
El 16 de agosto de 1486 se da el primer Auto de Fe en España, en Toledo. En Valencia, un hombre de 86 años y una joven de 16 fueron azotados 100 veces públicamente. Elvira del Campo fue acusada de judaísmo porque la carne de cerdo le producía vómitos.

• Entre 1499 y 1714 1.136 mujeres y 109 hombres fueron acusados por hechicería.

• En 1526 se inició en Logroño (España) el Proceso Inquisitorial contra el Bachiller Antonio Medrano, finalizando en Calahorra (España) en 1527.

• En 1527 San Ignacio de Loyola fue encarcelado por actuar a espaldas de la Inquisición.
San Juan de la Cruz fue azotado hasta terminar con los brazos deformes por predicar que la gente no necesita una iglesia para comunicarse con Dios.

• En 1529 surgió el término “bruja”. Se publicó en Logroño el “Tratado muy sutil y bien fundado de las supersticiones y hechicerías, y varios conjuros y alusiones, y otras cosas al caso tocantes, y de la posibilidad y remedio de ellas”, un manual de obligada consulta para el clero de la Diócesis y para hacer frente a la brujería, escrito por Fray Martín de Castañega (franciscano).

• Entre 1560 y 1760 murieron asesinadas más de 100.000 “brujas”. En la aldea de Langendorf (Alemania) sólo quedaron dos mujeres con vida.

• En 1577 Lucía Cabrera murió torturada en Lanzarote (España), acusada de chupar la sangre a un bebé.

• En 1578 el Arzobispo Carranza fue quemado vivo por hablar de los errores cometidos por la Iglesia.

• En 1586 el Arzobispo de Treves acusó a las “brujas” del pueblo de ser las causantes del duro invierno. 120 hombres y mujeres fueron torturados hasta “confesar” y morir en la hoguera.

• En el siglo XVII, en la Inglaterra anglicana, se quemó a más de 50.000 personas y en Alemania, la cifra alcanzó las 100.000 víctimas.

• En 1610 durante tres días se celebró en Logroño (España) el más famoso Auto de Fe de España en el que se juzgó a 53 personas. Entre otros, murieron María Baztán de la Borda, de 68 años y viuda de un labrador; María de Arburu, de 70 años y viuda de un molinero; Graciana Larra, de 66 años, hospitalera en el monasterio de Urdax y viuda de un pastor; Petri de Juangorena, de 36 años y labrador; María Echachute, de 54 años; y Domingo de Subildegui, de 50 años y carbonero.

• En 1692 en la aldea de Salem (Massachussets) murieron 19 mujeres y un hombre acusados de brujería. Las razones de las acusaciones eran realmente por disputas por las tierras. De todos los quemados, a los sumo dos fueron realmente seguidores de la Antigua Religión, el resto fueron pilares importantes de la iglesia del lugar, acusados de brujería por unas niñas.

• En 1734 comenzó a perseguirse a los masones y se les condenaba.

• En 1808 la Inquisición fue suspendida por José Bonaparte.

• En 1813 ka Inquisición fue suspendida por las Cortes de Cádiz.

• En 1814 se restableció la Inquisición para reprimir movimientos libertarios.

Galletas


Ingredientes

• 1 taza de almendras molidas (con nueces hechas trocitos también quedan muy ricas)
• 1 taza y cuarto de harina
• 1/2 taza de azucar glass (en realidad yo echaría más para que quedasen más dulces, o directamente poner azúcar normal, eso ya al gusto)
• 2 gotas de extracto de vainilla (también sale bien con el polvo de hacer flanes de vainilla)
• 1/2 taza de mantequilla
• 1 yema de huevo

Elaboración

- Mezclar las almendras con la harina, el azúcar y la vainilla
- Añadir la mantequilla y la yema y amasar
- Precalentar el horno a 160º
- Darles la forma deseada
- Hornear 20 minutos

martes, 15 de diciembre de 2009

Zugarramurdi, Urdax y Logroño


Este texto ha sido grabado por Nora y por mí para poder transcribirlo para compartirlo con vosotros. Fue una tarde agradable y divertida (tendríais que escuchar los comentarios que dejábamos según leíamos)...

A comienzos del siglo XVII, Zugarramurdi y Urdax eran dos pequeños pueblos del Pirineo Navarro junto a la frontera con Francia. Sus habitantes eran campesinos y pastores que llevaban una vida tranquila y que, hasta entonces, no se habían preocupado demasiado de los asuntos de brujería y ello a pesar de la caza de brujas destacada por el juez francés Pierre de Lancre en el país vecino donde más de ochenta personas habían sido acusadas de brujería y condenadas a la hoguera. Lancre estaba convencido de que la totalidad de los 30.000 vascos del Pays de Labourd, Lapurdi (en la parte occidental del País Vasco Francés) estaba bajo la influencia maligna de una secta secreta que pactaba con el diablo y lo adoraba en reuniones nocturna en las que los brujos bailaban y se entregaban a toda clase de desenfrenos (sabbats o akelarres en euskera).

En 1608, María de Ximildegi, una joven de Zugarramurdi que había emigrado a Francia, regresó al pueblo contando con todo detalle cómo había participado en akelarres celebrados a ambos lados de la muga y conocía por tanto, la participación de personas del pueblo en los mismos. El pánico comenzó a extenderse por Zugarramurdi y Urdax y los vecinos empezaron a acusarse unos a otros. Más de cincuenta personas confesaron ser brujos.

Las denuncias de brujería llegaron a oídos de la Inquisición, institución que se había creado para juzgar la herejía y que, a pesar de que siempre se había mostrado escéptica en materia de brujería por considerarla fruto de la ignorancia del pueblo, decidió intervenir para investigar el gran pánico que se había desatado en la zona.

El territorio del antiguo Reino de Navarra y el País Vasco formaban parte del distrito inquisitorial del Tribunal de Logroño. Al frente había tres inquisidores: dos teólogos que creían firmemente en la existencia de la brujería (Valle y Becerra) y un jurista incrédulo que exigía pruebas concretas para poder creer en su existencia (Salazar Frías).

Los sospechosos fueron llevados a la cárcel secreta de la Inquisición e interrogados ante el Tribunal. Al año siguiente, el inquisidor Valle realizó la visita o inspección anual a la zona (norte de Navarra y Guipúzcoa) con el fin de publicar el Edicto de Fe que debía proclamarse en todas las iglesias y que obligaba a declarar y a denunciar a otros bajo pena de excomunión. Descubrieron nuevos casos de brujería, que se iba extendiendo cada vez más, como si de una epidemia se tratase. Todos acudieron a confesar voluntariamente, estaban convencidos de que si declaraban y confesaban, serían reconciliados y se salvarían del tormento y de la quema en la hoguera.

Las visitas anuales de los inquisidores tenían también el objetivo de asegurar que los sambenitos de los reos condenados colgaban de las iglesias con sus respectivos letreros, en recuerdo constante de los crímenes de los herejes y para vergüenza permanente de sus descendientes. Todos los condenados por el Santo Oficio debían llevar el sambenito en el Auto de Fe, que era la ceremonia pública celebrada con gran pompa y solemnidad en la plaza del lugar donde el Tribunal tenía su Sede y donde se leía la sentencia impuesta a los reos. El auto de Fe era la representación del día Juicio Final pero, al mismo tiempo, era considerado una diversión pública y atraía gran cantidad de gente.

El gran Auto de Fe de Logroño se celebró los días 7 y 8 de noviembre de 1610 ante más de 30.000 personas. Todos los reos juzgados (31 en total) fueron condenados por brujería, procedían de Urdax, Zugarramurdi, Vera, Lesaca, Yanzi y Etxalar en Navarra y de Rentería en Guipúzcoa. Once serían condenados a morir en la hoguera; cinco de ellos serían quemados en efigie junto con sus huesos por haber muerto en la cárcel por epidemias diversas. Sólo el inquisidor Salazar Frías había votado en contra de la pena de muerte en la hoguera, alegando que la falta de pruebas ponía en entredicho la culpabilidad de los acusados. El resto de los condenados, diecinueve de los que sólo vivían once, resultaron confitentes, es decir, fueron reconciliados después de haber abjurado públicamente de su herejía y haber manifestado su deseo de volver a la fe católica.

Se creía que el Auto de Fe de Logroño acabaría con la oleada de brujería, sin embargo, ocurrió todo lo contrario. Desde el Valle de Baztan, una nueva oleada de brujería se extendió por todo el País Vasco afectando a más de cincuenta poblaciones. En 1611 la visita anual a la zona correspondió al inquisidor Alonso de Salazar Frías, convencido (al igual que el Inquisidor General y el Consejo de Inquisición) de que la epidemia de brujería era fruto de la imaginación e incultura de la gente, visitó de nuevo el norte de Navarra y diversas localidades del País Vasco, entre ellas Salvatierra y Vitoria en Álava donde el pueblo había empezado a tomarse la justicia por su mano y a maltratar a los supuestos brujos.

Reunió 1.802 confesiones de las cuales 1.384 correspondían a niños de entre doce y catorce años. Salazar, siguiendo las instrucciones del Consejo, iba publicando el Edicto de Gracia y realizando actos de reconciliación conjunta en la iglesia del lugar. En su informe alegó que las pruebas exigidas eran muy frágiles y, por lo tanto, no consideraba prudente procesar a nadie. Así mismo, recomendaba al Inquisidor General que atajara la brujería vasca con un decreto que obligase a silenciar el asunto y elevó a la Suprema una propuesta de instrucciones sobre el modo de proceder en casos de brujería. De nuevo, su voto discordante en el Tribunal obligó al Consejo de Inquisición a decidir, en última instancia, la publicación del Edicto de Silencio, en el que se reconocen los errores cometidos al forzar las confesiones con violencia y amenazas; y unas nuevas instrucciones a los comisarios inquisitoriales supusieron el triunfo definitivo de las ideas pragmáticas de Salazar.


Fuente: Exposición ¡Brujas! - Sorginak! en el Archivo Histórico de Vitoria

Exposición Sorgiñak! ¡Brujas!



El día siete de noviembre de 1610, once personas fueron condenadas a la hoguera acusadas de brujería. Sería la última vez que la Inquisición consintiera la quema de brujas en España gracias a la intervención del prudente inquisidor Alonso de Salazar y Frías. La exposición "¡Brujas!: Zugarramurdi y los archivos de la Inquisición" muestró, por primera vez, los documentos originales de la mayor persecución de brujería acaecida en nuestro país con más de siete mil personas implicadas y dos mil procesados incluyendo el testimonio de cientos de niños.

Partiendo de un estudio bien documentado sobre la realidad de la brujería en el País Vasco y, en especial, en el territorio histórico de Alava, la exposición analizó los mitos y supersticiones que han existido sobre la brujería vasca y su persecución por la Inquisición, que culminaría con el gran proceso de Logroño (1609-1614) de cuyo inicio se cumplen ahora cuatrocientos años.

Interesantes documentos como estudios de quiromancia, cartas astrales, formulas mágicas para volverse invisible, contratos de curanderos vascos especializados en sanar la rabia, acusaciones de brujería debidas a rivalidades vecinales, enfrentamientos de la Inquisición con la justicia ordinaria, expedientes de limpieza de sangre y de censura inquisitorial, listados de personas condenadas a la hoguera en el auto de fe de 1610, el conocido como "edicto de silencio" en el que los inquisidores reconocen públicamente los errores de procedimiento cometidos a lo largo del proceso o el testimonio de una supuesta bruja natural de la localidad alavesa de Corres que necesitó de intérprete de euskera (la "lengua de las brujas" para muchos inquisidores), son algunos de los documentos expuestos y que nos permiten reconstruir de manera fiel la realidad de la brujería vasca y desmitificar el conocido proceso de Zugarramurdi, para acabar concluyendo, con Salazar y Frías, que, en realidad "no hubo brujas ni embrujados hasta que se comenzó a tratar y escribir sobre ellos".

Éste es el cartel que había a la entrada de la exposición. Sólo había una guardia de seguridad que fue la que nos explicó de qué iba la exposición y el recorrido, aunque Nuruiel ya había estado allí y lo conocía ^^

Esta estructura es la que recibe a los visitantes nada más entrar. Tiene cuatro carteles en los que se habla de forma general de la brujería y la inquisición en el País Vasco.


Cocina típica vasca en la Edad Moderna.

Image


Detalle de un armario lleno de hierbas.

Image


Otra representación de una habitación con elementos como las hierbas secándose, la escoba o la rueca.

Image


Cuadro en el que se explican las maneras que tenían los pueblerinos de protegerse contra las brujas.


Instrumento de tortura.

Image


Cuadro genealógico del Cid Campeador (no tiene mucho que ver con el tema pero ahí estaba entre otros documentos inquisitoriales)


Recreación de un auto de fe.

Image


Fuentes: Ministerio de Cultura

Tiendas online


13 moons Gran variedad de artículos y un precio increíble

Alliance Magique aún babeo por todo lo que he visto

Capricorn's Lair tiene un cáliz que a mí me costó 15€ a 32 la pareja, por lo que está bastante bien^^

Casa del Libro

Cibermoon Emporium tiene casi de todo pero los precios se disparan un poco, uno de sus calderos lo compré yo por 10€ menos y con gastos de envío incluídos en una tienda de Alemania vía Ebay

Cuco Regalos

Dancing Goddess Dolls muñecas hechas a mano, una gran variedad.

Ediciones Obelisco

Goddess Gift tiene tantas estatuas y no tiene a Cernunnos

Hexenkauf Haus no sé ya la de chuminadas que llevo compradas ahí, al igual que en Hexentruhe que es de mi amiga Maggie (en Viena) y que ya hasta hacemos intercambio de trastos, en las fotos de su tienda se ve un pentáculo verde en madera que yo le hice^^

Higher Heart I love it!!! ¡¡¡Qué precios!!! Voy a llevarme media tienda

Isis Books ¡¡¡carooooooo!!!

Jadur Como tienda de decoración no está mal, pero como tengo un cuñado ebanista, me hace estas chapucillas xDD

Joyas Esotéricas me ha encantado tanto precios como artículos^^

Librería Tierra tiene el Anam Cara... ¡¡¡me lo llevo!!! 6€ los gastos de envío, que les den xDD

Liminal Threads es de una chica que conocí hace tiempo, no sé si se hacía llamar Seshata... pero vamos que lo que hace esa mujer con sus manos es precioso

Lost Legends la conozco desde hace cinco años o seis y es que me enamoré de casi todo lo que tienen desde el primer click

Luna Celta Me clavaba casi 20€ de gastos de envío por un sello para galletas para grabar pentáculos en las galletas ¬¬

Magonia me ha parecido más bien cara en algunos artículos pero tiene unas figuras preciosísisisisisisisimas...

New Moon tiene el collar a juego con mis pendientes de piedra luna... ¡¡¡me lo compro en cuanto vuelva a casa!!!

Prestejuan la visitaré uno de estos fines de semana que ando por aquí

Tangaroa Como tienda de regalos es genial^^

Tarots del Mundo un peligro para una coleccionista de mazos como yo

Witchstore

Samhain para niños


Este Sabbat nos habla de muerte con la promesa de la reencarnación pero, algunos niños son demasiado pequeños para asimilar el concepto de muerte por lo que he creado una pequeña mitología para que entiendan el espíritu de Samhain.

El Dios y la Diosa han crecido, ella espera un bebé del Dios pero él tiene que ir a visitar a unos familiares que tiene lejos, muy lejos en un lugar llamado “El Otro Mundo”. Tiene que ir a ver que todos están bien y luego, volverá con la Diosa que estará esperando, porque ella sabe que siempre que él se va, al final vuelve. La Diosa está triste porque va a estar sola y el Dios, al irse, se lleva su calor y nos deja con el invierno, que nos suele dejar también tristes porque no podemos salir a jugar tanto como en verano y no hay tanta luz. Cuando él regrese, el sol volverá a tener fuerza y volverán los días de calor.

Dicen que cuando el Dios se va de visita, permite a amigos y familia que se fueron hace mucho que regresen por este día a cenar con nosotros. Por eso, hacemos sus platos preferidos, nos acordamos de ellos contando historias y ponemos velas con cintas negras en puertas y ventanas para que nos encuentren. Cuando lleguen a cenar, no los podremos ver como los veíamos cuando siempre estaban con nosotros. Pero están allí, por lo que hay que ponerles sus cubiertos y una silla donde sentarse. Algunos dejamos un regalo para ellos en el atar, algo que sabíamos que les gustaba mucho (fresas, granadas... una piedra...). Lo que sobre de la comida y del ritual, lo podemos dejar en la puerta y el jardín u otro lugar para que otros lo coman. No hay que olvidar que hay gente que se fue y no tenía familia, los pobres pasan la noche solos, sin nadie que les dé algo de cenar o que les recuerde. Les dejamos manzanas en las calles o en el jardín para que vean que, aunque no tienen familia a la que visitar, hay gente que les tiene en cuenta.

Las hadas también salen este día de sus casas para visitarnos y abren las puertas de sus castillos para que los conozcamos. Algunas de ellas aprovechan este día para casarse con un chico que les gusta y que no es de su mundo, sino del nuestro.

Si los padres hacen una hoguera, pueden decirle a los niños que quemen allí lo que les dé miedo y aquello que quieran olvidar. Por ejemplo, si tienen miedo a la oscuridad, que lo escriban en un papel o lo representen con una cartulina negra y lo tiren al fuego. Decidle que el fuego quema ese miedo y el humo lo lleva a los Dioses para que sepan que quiere superarlo y, cuando les llegue, ellos le ayudarán a superarlo. Cuando se apague la hoguera, el niño puede esparcir las cenizas en la tierra, soplándolas al aire o como más le guste diciéndole que, aunque sus miedos para él no son buenos, ahora se han transformado en algo bueno para la tierra.

Puede hablarse con el niño sobre lo que ha pasado durante el año, reconocer los errores que cada uno cometió y decir que este nuevo año se tratará de no caer en ellos de nuevo. Es un modo de que el niño adquiera la responsabilidad de sus actos, viendo que papá y mamá también se equivocan. Pedir perdón al calor de la hoguera o sentados a la mesa sobre algo que se halla hecho le enseñará la humildad y el arrepentimiento.

Podemos dedicar el día a decorar la casa con el niño con globos naranjas y negros, calabazas, gatos negros, calaveras, escobas, manzanas... o hacer una limpieza a fondo de la casa y preparar el jardín para el duro invierno.

El niño puede hacer collares con nueces, vestirse de brujo, con el sombrero negro puntiagudo y una túnica negra. Incluso se le puede comprar una escoba (de las de carnavales para disfraz de bruja) para que tenga una nueva herramienta.

Podemos confeccionar un Cordón de Bruja. Preguntar al niño qué desea conseguir en el nuevo año, y, en consecuencia, entregarle retales (tiras) de tela de la longitud de su cuerpo y con los colores correspondientes. Se cogen tres retales del mismo color (o uno de diferente color si se escogen dos o tres) pero nunca usar más de tres retales por cordón. El niño puede trenzar los retales con o sin nuestra ayuda y pidiendo a los Dioses que le ayuden y bendigan el cordón. Que pegue al cordón símbolos de sus deseos (monedas, corazones...) o coserlos (o cosérselos nosotros). Durante el ritual, puede ponerse en el altar o alrededor del círculo y tras él, colgar el cordón en su dormitorio.

Si el niño tiene una edad adecuada para ello, se le puede iniciar en la adivinación regalándole su primer mazo de Tarot, un set de runas...

Para comer ese día se puede preparar una ensalada con unos rábanos y maíz y de segundo algo de ternera, ciervo, o cualquier carne de caza. Puede hacerse un pastel de calabaza de postre, o comer una manzana o una granada y algunas nueces. La mesa puede estar decorada con velas negras y naranjas, hojas otoñales, bellotas... todo lo que parezca acorde con el momento. El mantel y las servilletas y demás utensilios pueden ser negros, naranjas, blancos, dorados o plateados, aunque, no vamos a comprar ahora una cubertería nueva por ello. Con un mantel naranja o negro, sería suficiente. Puede acompañar a la mesa un incienso de menta.

Si el niño va a formar parte del ritual, permitir que sea él quien decore el altar, puede sorprendernos. Puede usar granadas, calabazas, calabacines, frutos de otoño, crisantemos, maíz, heno, nueces, manzanas, bellotas, fotos de difuntos... (a veces es bueno que ponga la foto de una mascota que murió y que le dedique el ritual, porque a las mascotas, los niños les toman mucho aprecio y se les hace duro el perderlas...). Las velas, una vez más, negras y naranjas.

Los niños suelen preguntar el motivo de todo. Puede que quieran saber por qué se ponen y se decoran las calabazas, actividad que recomiendo hacer de día, para usar la carne de la calabaza en la comida. Entonces se le puede contar un poco de historia.

Hace muchos años, vivieron unas personas a las que llamamos celtas. Cuando volvían de la guerra, traían como triunfo unas calaveras de sus enemigos y metían una vela dentro y las colgaban en la puerta para asustar a la gente mala que intentase hacerles daño (si conoce el concepto de espíritu puede emplearse). Pero, como ahora ya no se hacen esas cosas, se toman calabazas y las adornamos para que parezcan cabezas.

Del tema de los disfraces, se le puede explicar como que antiguamente, la gente se cambiaba de ropa con los amigos y se ponían máscaras para ir de casa en casa cantando y que esto se hacía para asegurarse de que la gente mala no molestaría a nadie, ni a los que visitaban ni a los que se disfrazaban.