jueves, 25 de febrero de 2010

Capítulo 1


Voy a comentar un poco la lectura que la veo bastante bien exceptuando el hecho de que se ve que está dirigido a mujeres, pues siempre habla al lector en femenino, como si no fuese aplicable a los hombres...


Me gusta al principio del libro que dice que para llegar a la magia primero debemos conocernos a nosotros mismos, estudiándonos, auto-evaluándonos. Mucha gente cree que este camino es llegar, leer dos libros, encender cuatro velas y un incienso y "besar el santo" y las cosas no funcionan así. Debemos aprender a aceptarnos como somos, comprender nuestro modo de ser y de reaccionar/actuar antes de adentrarnos en este campo.


También dice que todos tenemos estas habilidades en nuestro interior pero que para desarrollarlas, se necesita una práctica constante. De ahí yo diría que los brujos no nacen, se hacen. Eso o todos somos brujos pero algunos se quedan en el camino Wink Así pues, dominando nuestros cinco sentidos y conociéndonos, podemos llegar a desarrollar el sexto sentido.


En el capítulo 1 nos habla de la importancia de conocer y entender los elementos, siendo lo más básico para poder hacer magia. Explica cuáles son estos elementos y la conexión que hay entre ellos, siendo necesaria la existencia de todos y cada uno de ellos. Son fuerzas físicas de la naturaleza pero a la par, forman parte de nosotros y del tiempo en el que vivimos siendo el aire el pensamiento (la mañana, la primavera, juventud); el fuego , la pasión (la tarde, el verano, edad adulta); el agua, las emociones (el crepúsuclo, el otoño, la madurez)y la tierra lo físico (la noche, el invierno, la senectud). El espíritu sería lo inmaterial, el alma, lo que abarca todo lo anterior.


Los elementos se invocan y son ordenados en el cuadrante correspondiente del círculo y a veces representados con un color determinado (Aire, Este; Fuego, Sur; Agua, Oeste; y Tierra, Norte). Siendo el Espíritu el Dios y la Diosa.


PRÁCTICA 1


Aire: Hoy ha hecho mucho viento en Vitoria pero me ha sido imposible irme a un lugar elevado a arrojar los pétalos de flores por lo que me he limitado a observar cómo ondeaban las melenas de la gente a mi paso o cómo volaban las hojas de los árboles, plumas de paloma, papeles... Yo me he pasado el día sonriendo cuando, sobre todo, el viento era tan fuerte que me llevaba y miraba para atrás divertida diciendo "hey, que no tengo prisa, no hace falta que empujes". La verdad es que el viento suele ponerme siempre de buen humor. También porque como resuena en los oídos, a mí me gusta pensar que me está susurrando cosas. La gente debe pensar que estoy loca porque voy con una sonrisa en la cara de oreja a oreja y asintiendo con la cabeza, entrecerrando los ojos mirando en dirección contraria a la que viene el viento para que me dé de lleno... De todos modos, si hay un tipo de aire que me gusta, es la brisa marina, tomar aire y sentir el olor del salitre. Y también la tierra mojada en el campo.


Fuego: Los días cálidos en Vitoria en febrero son escasos, por no decir inexistentes por lo que esta práctica va a tener que esperar. De todos modos, esta práctica yo la tengo muy difícil (o me tendría que poner mucha ropa) porque tengo la piel muy clara y tengo prohibido por el dermatólogo exponerme directamente al sol en las hoas de más fuerza (de 12 a 6 de la tarde aproximadamente). Quizá por eso al sol le tengo un poco de manía, que los veranos en Extremadura sin poder casi salir de casa se llevan mal xD


Agua: Los días de lluvia son mis preferidos, nunca uso paraguas y siempre alzo la cabeza para que la lluvia me caiga de lleno, como si fuese la mejor ducha del mundo, dejando que me moje entera. La parte del arroyo no la puedo hacer ahora pero recuerdo lo que siento. Siempre que puedo voy a San Sebastián, donde me crié y me gusta descalzarme y que el mar acaricie mis pies. Es lo que más paz me da, después de sumergirme por completo en el agua. Siempre que estoy muy harta de todo, que algo me sobrepasa o satura, suelo buscar el modo de sumergirme por completo en el agua, ya sea en una bañera o en la piscina. Encuentro la calma en cuanto estoy rodeada de agua, porque los movimientos se hacen más lentos y bajo el agua se amortiguan los ruidos de la superficie. Para mí, vivir lejos del agua sería lo peor, lo considero mi elemento.


Tierra: Por ahora me es imposible llevar esto a cabo, no conozco sitios rocosos por la zona (pero ya ando investigando) y lo del agujero para meter las manos sólo tengo el parque bajo mi casa y está lleno de regalitos de perro xD En cuanto mejore el tiempo espero poder ir a algún sitio y realizarlo aunque me da repelús imaginarme tocando un bichejo raro xDDD


Continuando con el capítulo nos dice cómo nos comportamos dependiendo del elemento que nos domine:


Aire: Nos hace pasar el tiempo abstraídos sin llevar nada a la práctica.
Fuego: Se actúa sin pensar en las consecuencias
Agua: Se llora o ríe con facilidad aunque no sea el lugar/momento apropiado(s).
Tierra: No se puede dedicar tiempo a otra cosa que no sea lo físico.

Hay que aprender a reconocer nuestros sentimientos por lo que son realmente.


PRÁCTICA 2


Aire:

1) Pensé en Irlanda, tierra que adoro pero que sólo conozco por fotos. Me llevaría ropa para salir de fiesta, ropa deportiva para patear sus valles, colinas..., ropa "informal" para el "diario". Por supuesto, un mapa de Irlanda y dinero. Mi cámara de fotos, calzado cómodo, un botiquín o lo más necesario de primeros auxilios, mi agenda de direcciones de amigos (para mandar postales xDD), mi diario de viajes, el libro que me estuviese leyendo en ese momento, un diccionario de inglés y gaélico, pasaporte (por si acaso)...


La verdad es que me he sentido genial imaginando que por fin me iba a conocer Irlanda pero algo agobiada pensando "¿me dejo algo?". Yo es que suelo ser más de hacer la maleta en el último minuto...


Después, con lo de la bolsa más pequeña, decidí llevar sólo ropa informal pero que no importa si se rompe o ensucia, la cámara de fotos, el calzado cómodo lo llevaría ya puesto, el botiquín, mi diario y la cámara de fotos. Omití el resto de ropa porque con la "informal" podría salir del paso en cualquier situación, el mapa me lo podría comprar allí, las postales las podría llevar y entregar en mano a mi regreso y el diccionario podría comprar uno allí de esos de viaje o simplemente desenvolverme como buenamente pueda. Al verme tan limitada de espacio ya era un "bueno, sin esto también puedo pasar" pero ya con la cosa de "jo... me lo hubiese llevado de tener un bolso mayor".


2) Esto de los segundos que tiene un año me ha desesperado por completo porque soy lo peorcito que hay para las matemáticas xD ¡creo que no llegué a cuántos segundos hay en una hora!


3) No se me ocurría nada en ese momento por lo que no la hice.


Ha sido relajante (hasta cierto punto) el desconectar de todo lo demás para dedicar toda la concentración en una única cosa ya que normalmente siempre se anda con mil cosas en la cabeza ("tengo que dar de comer a los críos, la lavadora está casi terminando, no he llamado a X a ver si le llamo luego...."). Creo que empezaré a imaginarme planes de viajecitos para relajarme un poco cuando todo me sature...


Fuego y Agua: Como nunca estoy sola en casa, el tema de la ira me es imposible llevarlo a cabo y lo del baño, en casa sólo tenemos ducha y además volvemos al tema de que siempre hay gente en casa... Este fin de semana me voy tres días a una casa rural con mi chico, igual allí pueda hacerlo...


Tierra: Este ejercicio me lo mandaba un psicólogo para que lo hiciese las noches antes de hacer un examen porque siempre me ponía tan nerviosa que a penas dormía y al día siguiente, estaba agotada y no daba pie con bolo. La sensación es como de estar flotando encima de una nube, ¡o que eres una nube! y notas hasta cómo te arrastra el viento. El tema de los tobillos y las muñecas me suele molestar mucho porque tengo las articulaciones abiertas y es molesto.


PRÁCTICA 3


Me he comprado un cuaderno para empezar a hacer esta práctica.


Con las prácticas y con el tiempo, se aprende a controlar cómo funcionan los elementos en nuestra vida y se empieza a controlar cómo se reacciona ante las diversas situaciones de la vida. Es algo que me vendría muy bien ya que soy de hacer las cosas tal como me vienen, sin pararme a pensar mucho en las consecuencias que pueda traer después.


Le he dicho a mi chico que le voy a encargar unos dibujos (estudió Bellas Artes) para representar a los cuatro elementos. Mientras tanto, para el aire pienso en cuervos volando, para el fuego en una habitación repleta de velas, para el agua la playa de San Sebastián y para la tierra un bosque.


PRÁCTICA 4


Creí que me iba a costar más pero, como escogí imágenes tan familiares, no me costó demasiado.

Lo de hacerlos desaparecer poco a poco es lo que me está costando más.


PRÁCTICA 5

Me ha quedado muy claro que, por ejemplo, mis padres son puro aire sólo que mi madre tiene a la vez mucho fuego también. Se pasan el día diciendo cosas que en teoría van a hacer para mejorar la convivencia en casa pero al final todo queda en palabrería. La diferencia entre ellos y por lo que digo que mi madre es algo más de fuego también es que ella explota enseguida mientras que él sabe guardar la calma.


Con esto he aprendido a llevar a mi padre un poco "a mi terreno". En vez de decirle algo que quiero que haga o en lo que quiero que me ayude, le expongo el "problema" que tengo para que "salga de él" el ayudar. Es decir, yo le doy indirectamente las razones por las que podría necesitar su ayuda. Y, por ejemplo, en las discusiones, en cuanto argumento las cosas, siempre termina poniéndose de mi parte (me siento un poco manipuladora ahora mismo).


A mi hijo le veo muy agua, llora por todo incluso sin venir a cuento. Pero quizá sea demasiado pronto para juzgar.


Y a mi pareja la veo fuego, como yo. En cuanto algo le satura, tiende a tomar medidas drásticas de las que termina arrepintiéndose. A mí me solía pasar igual pero como vi que los dos no podemos actuar igual, ahora yo me he vuelto algo más tranquila y medito las cosas antes de decirlas/hacerlas.


Las explicaciones del Espacio Sagrado las he leído rapidísimo porque se parecen muchísimo a como yo hacía las cosas antes de empezar con el reconstruccionismo celta. Ahora mismo no dispongo de tanto espacio para realizar estos pasos (mi habitación mide 3 metros de largo por 2 de ancho...).


PRÁCTICA 6 Y 7


Debido a falta de espacio y de intimidad, deben esperar.


Con la lectura del tema de los elementales he decidido dedicar un día a cada elemental en mi altar. Poniendo un día mucho incienso, otro muchas velas, otro cuencos con agua fresca y otro con tierra y flores frescas y con alguna oración dedicada al elemental correspondiente.


Para acabar, el tema del clima es algo que ya acostumbraba a hacer. Hace tiempo observé que si los pájaros vuelan bajo es porque va a llover, lo mismo que si las nubes corren muy rápido. Cuando va a nevar o hacer tormenta, sólo tengo que ver que a mis hijos no hay Dios que los aguante xD