lunes, 26 de septiembre de 2016

Semana 6: La Rueda del Año. Parte I


¿Los wiccanos tienen festividades? Sí, las tenemos. Muchas de ellas son los orígenes de las festividades cristianas. Hay ocho sabbats y trece esbats. De esos ocho sabbats, cuatro son mayores y los otros cuatro son menores. Los sabbats componen lo que se conoce como la Rueda del Año.

La Rueda del Año nos detalla el alzamiento y el descenso del sol a lo largo del año. ¿Recordáis cuando hablé del Dios en capítulos anteriores, diciendo que el mejor método para comprenderle era mediante el estudio de la Rueda del Año? Verás y aprenderás a lo largo de los próximos dos capítulos sobre el camino del Dios y de la Diosa y su valioso rol en la naturaleza.

Comencemos por el principio: el año nuevo dentro de la Wicca, conocido como Samhain (pronunciado sa-güin).

Samhain se celebra el 31 de octubre y es de donde procede la festividad de Halloween. Samhain es uno de los sabbats mayores, marcando eventos importantes dentro del calendario celta. Samhain marca el final del verano y e comienzo del invierno en el calendario celta.

Esto es importante porque no es únicamente el ano nuevo wiccano. El velo que separa nuestro mundo del de los muertos es más fino en esta fecha. Es por esto que verás muchas referencias a los muertos en Halloween. Debido a que el velo que separa ambos mundos es más fino, los wiccanos y paganos honran a sus ancestros y a sus seres queridos ya fallecidos. También es el momento de superar temores.

En esta época, la Diosa desciende al Inframundo para visitar al Dios Sol, que es ahora el Dios del Inframundo. Los colores tradicionales de esta festividad son: negro, marrón y naranja.

El próximo sabbat es Yule. Posiblemente estés familiarizado con esta festividad. Yule es el origen de la mayoría de las tradiciones de la Navidad. Es la celebración del Solsticio de Invierno, la noche más larga y el día más corto del año que se da el 21 o 22 de diciembre. Es el momento del nacimiento o renacimiento del Dios Sol mediante la Diosa que lo da a luz. El Rey Roble es el Dios en su momento de crecimiento del año, el periodo entre el Solsticio de Invierno al Solsticio de Verano, cuando la luz del sol aumenta cada día. El Rey del Acebo es la época decreciente del año entre el Solsticio de Verano y el Solsticio de Invierno, cuando la luz del sol disminuye día a día.

Yule es un sabbat menor aunque esto no significa que tenga menor importancia que los sabbats mayores. Los sabbats menores son aquellas celebraciones que marcan los cambios estacionales: los solsticios y los equinoccios. Los colores tradicionales de este sabbat son rojo y verde.

Nuestro siguiente sabbat en la Rueda del Año es Imbolc el 2 de febrero. El invierno comienza a perder fuerza y los primeros signos de la primavera comienzan a surgir mostrándonos el retorno de la Diosa a la tierra en su aspecto de Doncella. El Dios es un niño que no para de crecer con el crecimiento de la fuerza del Sol.

Es época de recogimiento en el hogar debido al frío y también es buen momento para plantar semillas. La vida se agita de nuevo. Es el momento del nacimiento de los corderos y es también un día sagrado para la Diosa Brighid, la Diosa celta del fuego, la sanación, la forja, la poesía y el hogar.

Imbolc es un festival celta de fuego y un sabbat mayor. Sus colores tradicionales son el rojo y el blanco.

El último sabbat a estudiar en esta lección es Ostara, nombrado así en honor a la Diosa germánica de la primavera. Es el Equinoccio de Primavera, donde la noche y el día tienen la misma duración. Los símbolos de este sabbat son los conejos, huevos y flores primaverales. El conejo simboliza la fertilidad. El conejo y los huevos vienen de la leyenda de Ostara.

Un conejo adoraba tanto a la diosa Ostara que quiso ofrendarle unos huevos. Los pintó y decoró para ella y se los entregó como regalo. A Ostara le gustaron tanto que decidió compartir esta tradición con el resto del mundo. Este sabbat celebra el renacimiento, el crecimiento y la fertilidad. Es un sabbat menor y sus colores son el verde, el rosa y cualquier otro color primaveral.

Durante Ostara vemos a la Diosa como la Doncella y al Dios como a un hombre joven.

Actividad semanal: Estudia los sabbats. ¿Cuál ha sido tu sabbat favorito de los cuatro que hemos mostrado en esta lección? Si alguno de los sabbats que hemos estudiado ahora está próximo a la fecha en la que estás leyendo esto, aprovecha la oportunidad y decora tu casa con los colores tradicionales de ese sabbat y da un paseo por la naturaleza para tomar conciencia de los ciclos de la Rueda del Año.

Con los años yo he ido simplificando mucho mis prácticas y con la festividades no ha sido menos. Ya no los llamo sabbats sino festividades o la Rueda del Año. Además he cambiado los nombres, adaptándolos a mi vida. Aunque suenan muy bonitos los nombres originales, no hay que olvidar que la Wicca surgió en el Reino Unido y por eso tiene nombres de allí.


A Samhain lo sigo llamando así o Año Nuevo. Es mi festividad preferida. Coloco fotos de mis difuntos en un altar cubierto con un paño negro y coloco velas, una para cada difunto. Así mismo, ante cada foto pongo un cuenco con la comida favorita del difunto. Es un momento muy solemne e importante para mi. Este siempre lo celebro la noche del 31 de octubre.


Yule es el Solsticio de Invierno y así es como lo llamo. Colocamos el árbol con decoración comestible (chocolatinas, ramas de canela, bolsas de té, guirnaldas hechas a base de palomitas...) y un poco de espumillón y luces. Es nuestra manera de representar la naturaleza dentro de casa. Obviamente, no es un árbol de verdad porque no estamos a favor de la tala de árboles para una festividad. En el altar coloco velas con forma de estrellas y aromáticas con olor a vainilla y canela y, por supuesto, una figura de un bebé que representa al Dios recién nacido. Lo celebro entre e 21 y el 23 de diciembre, dependiendo de cuándo el Sol entre en Capricornio, pues es eso lo que astrológicamente representa esta fecha.


Imbolc es el Pleno Invierno para mí, porque es cuando llegan las temperaturas más frías previas a la primavera. Simboliza el frío máximo y, a su vez, la época lactante por eso mi altar se viste de blanco y hago algún plato y postre relacionado con los lácteos como por ejemplo pasta carbonara y arroz con leche. Rindo homenaje a la Diosa Brighid y escribo un poema para ella (aunque no necesariamente dedicado a ella, únicamente que lo escribo por ser Diosa de la poesía). Represento el deshielo y la ida del frío colocando tierra en una cazuela, hielos cubriéndola y la estatua de la Diosa con varias velas alrededor para representar el calor. Dejo que los hielos se vayan deshaciendo, del mismo modo que el frío se aleja para dar paso al calor. Lo celebro a principios de febrero y para mí representa el Día de la Madre, por el tema de la lactancia.


Ostara para mí es el Equinoccio de Primavera, cocino huevos rellenos y decoramos huevos con témperas y pinceles. Lo celebro entre el 20 y el 23 de marzo, cuando el Sol entra en Aries y en ocasiones, cuando salgo y empiezo a ver florecer los jardines de la ciudad.

Considero que quitando Samhain y Beltane que marcan dos épocas del año, las demás festividades deberían celebrarse estando en sintonía con los cambios a nuestro alrededor y no por una fecha fija.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Semana 5: ¿Quién es el Dios?

Esatutilla del Dios en mi altar

Si la Diosa es venerada en la Wicca, ¿qué sucede con el Dios? Sí, hay un Dios en la Wicca y lo más hermoso de esto es que ambos —tanto Dios como Diosa— son iguales. Uno no puede existir sin el otro. El Dios es la polaridad de la Diosa. Él la equilibra, igual que Ella a Él.

El Dios en la Wicca puede verse del mismo modo que la Diosa. Siendo el Dios Astado, sus cuernos simbolizan la fertilidad. También puede ser visto como un Dios creado de varios Dioses, o como varios Dioses como en un politeísmo. Como una forma de pensamiento como se habló en el capítulo 1. El Dios está asociado al sol. También encontrarás Dioses asociados a la luna comopor ejemplo Thot, el Dios egipcio de la sabiduría.

Hay un Dios que merece una mención especial: Cernunnos, un Dios al que nos referimos como el Astado. Cernunnos es el cazador y también el cazado. Es un hombre y un ciervo. Es el Dios Astado  de la tierra. Es a su vez el ciervo y el cazador del ciervo. Es sacrificado al comienzo de l periodo de caza. Por eso el Dios muere cercano al Equinoccio de Otoño o el primero de agosto. Hablaremos más sobre el ciclo del año en los próximos capítulos.

Es importante destacar que el Dios Astado fue demonizado por el Catolicismo por ser demasiado sexual y animalista. Por eso vemos retratos de Satán con pezuñas y cuernos. Se parece más al Dios griego Pan, un Dios astado. Es muy probable que fuera así como Satán  surgió en el Catolicismo


También existe el Hombre Verde conocido también como El Oculto. Es el Señor del Bosque, de la vegetación, los árboles y las plantas. Está en armonía con la naturaleza y se le conoce también como el Verde Jorge. Se le asocia con la creación de la lluvia. Vemos al Hombre Verde en toda Europa y también en Egipto como Osiris, Dios del inframundo y la vegetación.

Al igual que tenemos una Diosa Triple, existe también el Triple Dios. El Dios es joven, es el Dios Astado. Es un joven cazador, es e espíritu de la libertad y está asociado con la alegría y la sexualidad. Dioses jóvenes son: Pan, Cernunnos Herne.

La siguiente etapa del Triple Dios es la de Padre, en la cual, está casado, es responsable y protector. Ejemplos del Triple Dios son: Osiris, el Hombre Verde, el Rey Roble, Zeus y Thor. La última faceta del Triple Dios es la de el Sabio, la equivalencia masculina de la Anciana y asociado a la sabiduría. Aquí una lista de Dioses sabios: Odín, Thot y el Rey Acebo.

El Dios de la Wicca es más fácil de comprender con la Rueda del Año. Al igual que la Diosa, el Dios sube y baja como hace el sol a lo largo del año.

Actividad semanal:

Descubre Dioses de diferentes panteones como pueden ser: griego, celta, egipcio y nórdico.

El Dios suele ser dado de lado y se tiende a dar mas atención a la Diosa. En mi caso, sobre mi altar, siempre se encuentran ambos representados y ambos reciben ofrendas y oraciones. Cuando vivía en Austria, leí el libro Magia celta, de D. J. Conway y hablaba de los tres aspectos del Dios como el Dios del Sol, el Hombre Verde y el Dios del Inframundo. Por ello, en mi altar prendía tres velas en honor a este triple aspecto: amarilla, verde y negra. Con el tiempo, he ido simplificando y aunque esos aspecto siguen latentes en mi Dios, lo represento únicamente con una figurilla (ver la foto que abre la lección) y esa única vela. El Dios para mí tiene esos tres aspectos pero, ante todo, es el Gran Padre, del mismo modo que la Diosa es la Gran Madre

domingo, 18 de septiembre de 2016

El hombre que trajo paz a mi existencia


Esta mañana no quería despertar, estaba demasiado a gusto en el reino de Morfeo y, cuando he abierto los ojos, he intentado volver a dormirme y soñar de nuevo con... él. Pero, para comprender todo mejor os debo contar todo lo que recuerdo.

Poniéndoos en antecedentes: soy una mujer apasionada por la belleza y la paz que se encuentra en el interior de las iglesias y catedrales. Aunque no soy una gran conocedora del mundo del arte o la arquitectura, mis conocimientos básicos me ayudan a disfrutar más de lo que aprecian mis ojos. Voy a iglesias y catedrales porque me gusta por qué se construyeron. Eran los edificios creados para adorar y encontrarse con una deidad, da igual el nombre que se le ponga o el rostro con el que cada cual lo identifique. Por eso, no me ha extrañado que mi sueño me haya metido de lleno dentro de una iglesia de estilo barroco donde estaba... él. Un sacerdote, quizá un monje, con una túnica marrón con el cuello ribeteado con una greca en un tono ocre. Un hombre de mirada afable cuya sonrisa iluminaba más que las cristaleras por las que entraba la luz del sol. Un hombre que, con solo su presencia, ha llenado de paz mi alma y se ha convertido en una droga. Sus ojos de color avellana, llenos de dulzura, su voz suave y su risa jovial me han hecho sentir que nos conocíamos desde siempre. Cada abrazo me obligaba a aspirar su aroma para tratar de llevarlo siempre conmigo. Sus besos en mis mejillas conseguían despertar un deseo que su mirada me aseguraba nunca se podría aplacar. Él ha sido el centro de mi sueño. Paseaba en sandalias mostrándome la iglesia y enseñándome los proyectos que estaba llevando a cabo. Entre ellos, del que más orgulloso estaba: ayudas a madres solteras entregándoles alimentos y mil euros. Le admiré a cada palabra que salía de sus labios, enmarcados por esa barba castaña. He sentido que nos unía algo especial pero no acertaba a saber qué.

Nos hemos despedido con la promesa de vernos siempre que lo desease y en mi sueño, llegaba a acudir a él hasta cinco veces al día. Él, al contrario de cansarse de mi presencia y mis preguntas, siempre me recibía con los brazos abiertos y una sonrisa que me hacía amarlo cada vez más. Cada ocasión costaba más separarse de él cuando me abrazaba y nuestras miradas parecían permanecer más tiempo conectadas, como si mantuvieran su propia conversación. Nunca un reproche, solo palabras de ánimo, amor y esperanza. Su humildad encandilaba y era como si todo girase en torno a él. Todo era perfecto pero, siempre hay un villano en los cuentos de hadas y, aquí debía aparecer el nuestro: su superior regresaba de un viaje y nos encontraba paseando por la iglesia, hablando entre susurros y sonrisas de complicidad. Al observar mis tatuajes en mis muñecas (un triskel y un pentáculo), aquel hombre de cabello cano y mirada severa me expulsaba de allí prohibiéndome el regreso. Pero él, mi amigo, me entregaba a escondidas, a través de una ventana una copia de la llave de acceso a una capilla a la que se podía entrar desde fuera de la iglesia, por la parte posterior. Así, nuestras reuniones podrían continuar.

En uno de esos encuentros, le preguntaba si él también sentía que un vínculo especial nos unía y afirmaba con una sonrisa pícara que me hacía ver que él sí sabía cuál era esa unión pero no tenía intención de revelármela. Al abrazarme, alcé la mirada para encontrarme con esos ojos llenos de verdad y bondad y le preguntaba con recelo si era mi padre. Reía divertido ante mi ocurrencia, guiñándome un ojo y negando con la cabeza. ¿Mi hermano, quizá? Nuevas risas que terminaron delatándonos y siendo descubiertos una vez más por su superior. 

Así, nuestros encuentros pasaron a ser en la calle, a la puerta de la iglesia. Siempre recibida por sus brazos que me hacían olvidar todos los problemas en cuanto me envolvían. No me dijo nunca cuál era ese vínculo que nos mantenía tan unidos y me he despertado añorando sus abrazos y su presencia... y mi mente me ha susurrado quién era: San Francisco de Asís, Fran, como yo le llamo cariñosamente.

¿Una bruja y un monje? Sí, puede sonar extraño pero, mi amiga Sylvia, católica y devota de este santo, siempre me ha hablado de él y desde hace casi un año, siento algo muy intenso por él, sin importar las religiones que sigamos porque considero que todos veneramos a una misma Entidad, sin importar el nombre que le demos. Y él veía en el Sol y la Luna y en toda la naturaleza a sus hermanos. Sylvia ha estado en Asís estos días y le ha dejado a Fran una carta y una rosa de mi parte. Le pidió por mí y me comenta que ayer fue cuando Fran recibió sus estigmas y esta noche, aparece en mis sueños. Porque algo me dice que era él. Que ese hombre cubierto por una túnica marrón, con media melena castaña, barba del mismo tono y ojos avellana, era Fran saludándome, haciéndome saber que ha leído mi carta, que comprende mi punto de vista de la religión y de la vida y que me quiere por cómo soy. Un amor puro sin reservas. Un amigo, un confidente y alguien dispuesto a guiar mi camino, coger mi mano cuando caiga y tirar de mí cuando no pueda continuar por mí misma.

Soy practicante de brujería, amo y respeto la naturaleza. veo en todo lo que me rodea una expresión de la Divinidad pero, también veo en Fran una faceta del Señor de los Bosques —Cernunnos, el Hombre Verde...— y puede que muchos no compartan mi manera de ver las cosas. Pero yo opino que cuando aprendemos que todos venimos del mismo Ser, por muchos nombres y rostros que nos empeñemos en darle, todos somos hermanos, estamos conectados. Si sentimos ese vínculo y lo reforzamos, muchas guerras acabarían, muchos problemas de la sociedad actual dejarían de existir.

Fran, gracias por aparecer en mis sueños. Desearía poder despertar cada día con el recuerdo de tus abrazos y la esencia de tu presencia. Una parte de mí se ha enamorado de ti esta noche y me mantendré fiel a ese sentimiento. Dejo abiertas para ti las puertas de mi templo de los sueños para que entres sin llamar y vengas a abrazarme siempre que lo desees. Gracias por escuchar a Slylvia y venir a decirme que conoces mi existencia.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Semana 4: ¿Quién es la Diosa?

(Estatua de la Triple Diosa, equinoccio de primavera de 2012)

Para aquellos que llegáis del cristianismo o cualquier otra fe abrahámica, la Diosa puede ser difícil de asimilar. Quizá hayas sentido un vacío al mirar la ausencia de lo femenino en la divinidad.  Es posible que hayas sentido su presencia a pesar de que se te dijera que no existe. Hacer desaparecer a la Diosa ha sido la meta del cristianismo y de otras religiones abrahámicas durante siglos.  Ha habido varios motivos para esto pero, en su mayoría ha sido para asentar el patriarcado. Nuestra sociedad es un patriarcado pero en los últimos cien años se han estado tomando medidas para aumentar los derechos de las mujeres.  

Gracias al interés renovado de nuestras culturas hacia lo antiguo, tenemos lo que se había ocultado: la Diosa. La humanidad no siempre rechazó a la Diosa. En un punto de nuestra historia y en diversas culturas ella fue venerada. Ahora podemos volver a conectar con Ella de nuevo. Ahora hablaremos de la Diosa. La Diosa puede ser un ser vista como un ente único o de una manera politeísta en diferentes Diosas por separado. Puedes verla con muchas caras pero todas pertenecen a un mismo ser. 

También puedes verla como una forma de pensamiento. Siendo energía creada mediante los pensamientos de varias personas a lo largo del tiempo, o como un arquetipo. La Diosa está asociada con la luna. También aprenderás con esta guía sobre las Diosas del sol.

Ahora, pasemos a hablar de la Triple Diosa:


¿Qué es y qué significa este símbolo? Este es el símbolo de la Triple Diosa. La Triple Diosa es una Diosa, ya sea hecha de tres Diosas o tres Diosas separadas. El concepto de la Triple Diosa tiene sus raíces en los panteones celta y griego. Se puede aplicar a otros panteones también. 

La primera luna creciente a la izquierda es la Doncella. Ella es juventud, inspiración, nuevos comienzos, crecimiento y optimismo. Cualquier Diosa con estos atributos se puede considerar como la Doncella. Su color es el blanco. Algunos ejemplos de Diosas Doncellas son: Hathor (Diosa egipcia del amor, la música y el sexo), Athena (Diosa griega de la guerra y la sabiduría), Diana (Diosa romana de la luna), Artemisa (Diosa griega de la luna y la caza) y Hestia (Diosa griega de la casa y el hogar).

La luna llena central es la Madre. Ella representa la fertilidad, la protección, la maternidad y la sexualidad. Su color es el rojo. Algunos ejemplos de Diosas Madres son: Isis (Diosa egipcia de la magia), Demeter (Diosa griega de la cosecha), Gaia (Diosa griega y titán de la tierra), Hera (Diosa griega del matrimonio y el parto) y Frigg (Diosa nórdica del matrimonio, el amor psicológico y los niños).. 

El menguante de la derecha es la Anciana. Representa la sabiduría, los finales, las profecías, el dolor y la muerte. Su color es el negro. Algunos ejemplos de Diosas Ancianas son: Sekhmet (Diosa egipcia de la guerra y el fuego), Hela (Diosa nórdica de la muerte) y Cerridwen (Diosa celta de la sabiduría).

El ciclo de Doncella, Madre y Anciana surge no solo en la vida de las mujeres sino también mensualmente en cada cambio de luna, que son sagrados para la Diosa.

Actividad de esta semana: ¿Hay alguna Diosa que veneres ya? Si es así, ¿cuál es? Escríbelo en tu cuaderno o diario.

A lo largo de mis años de experiencia dentro de la brujería mis creencias se han simplificado pero siguen manteniendo su esencia. En mis inicios, rendía culto a la Triple Diosa encendiendo en su honor tres velas: una banca para la Doncella, una roja para la Madre y una negra para la Anciana. Más tarde, en mi altar estaba siempre la estatua de la Triple Diosa que se ve al inicio de esta entrada pero, tras dos seminarios de la mano de Janet Farrar y Gavin Bone, me di cuenta de que, aunque la Triple Diosa simboliza a la perfección las tres etapas del ser humano, me era más sencillo tener todos esos atributos en una sola Deidad. Así, en mi altar solo hay una estatua de la Diosa con una luna en su frente. Ella simboliza los tres aspectos y en todo momento sé a cuál recurrir. Para mí es la Gran Madre, en una edad indefinida, con todo lo aprendido en los tres aspectos. A quien recurro cuando preciso consejo y a quien agradezco por mis logros.

Por otra parte, tengo un altar a Hecate y otro a Athena. Hecate es una buena representación de la Anciana, lo mismo que Athena lo es de la Doncella por lo que recurro a ellas tres cuando lo necesito.

En mi dormitorio hay otro altar dedicado a Danu, debido a mi amor por Irlanda pero a ella no recurro, es simplemente una manera de representar la Isla Esmeralda en mi hogar.

lunes, 5 de septiembre de 2016

Semana 3: ¿Qué es magia?


¿Qué es exactamente la magia? La magia fue definida por el ocultista Aliester Crowley, quien conoció a Gerald Gardner como "la ciencia y el arte de provocar cambios que se produzcan en conformidad con la voluntad". Antes de comenzar debes conocer las bases. 

La definición de Crowley será la que se empleará a lo largo de este libro. Siempre que pienses en utilizar la magia, piensa en esta definición. Cuando comiences a planear un hechizo, piensa: ¿Cuál es mi voluntad? ¿Es para atraer amor? ¿Conseguir otro empleo? ¿Eliminar un mal hábito? Entonces piensa: ¿cómo llevaré a cabo mi hechizo? ¿Usaré cristales o hierbas? ¿Cómo deseo ese cambio? ¿Es mi voluntad e intención lo suficientemente fuerte para manifestar mi hechizo?

Cuando comiences a hacer magia, escribe todo lo que hagas. Recuerda esa parte de la definición de magia: ciencia. Si un hechizo no funciona, escribe todo lo que hiciste y trata de aislar la razón de lo que lo hizo fracasar. Los científicos hacen lo mismo cuando hacen experimentos. 

Toma nota de la fase de la luna, la hora del día, las hierbas, cristales y las palabras empleadas. La magia es una ciencia que no ha sido explicada. Piensa en ella de este modo: tu móvil, coche u ordenador habrían sido considerados como magia hace cientos de años.

En este día y año sabemos cómo funcionan. Otro ejemplo es la planta de la lavanda. La lavanda ha sido recientemente probada de manera científica como relajante cuando se huele y como una ayuda para conciliar el sueño. Las brujas lo han sabido desde hace muchos años.

¿Qué hay de tu voluntad? Tu voluntad o intención es tu combustible para tu magia y cómo se manifieste. Es la energía que estás entregando al hechizo para que funcione. Emplear menos que un esfuerzo completo llevará tu hechizo al fracaso. Tu voluntad se ve afectada por tus acciones. Si no sigues los pasos adecuados sin encender la cantidad de velas adecuada o sin usar el incienso o cualquier otro paso, fracasará. Sin un esfuerzo completo y los pasos adecuados le estarás diciendo al universo que quieres un cambio pero que no tienes la voluntad para seguir adelante con ese cambio. 

Otro componente importante para tu cometido es la visualización. ¿Sueñas despierto? Entonces ya has realizado visualizaciones. Cuando llevas a cabo tu hechizo, puede que emplees uno escrito por otra persona y encontrarás las palabras "visualízate a ti mismo haciendo lo que deseas para llevarlo a cabo y lograr que suceda". Eso significa soñar despierto, pero poniendo toda la energía posible para hacer la visualización todo lo vívida que te sea posible. La visualización juega un rol muy importante dentro de tu voluntad.  

Hay varios tipos diferentes de magia, dependiendo del hechizo a realizar. Está la magia simpática que básicamente atrae cosas mediante dibujos del objetivo deseado. La magia homeopática en la que se conectan directamente una serie de palabras y acciones para cagar de poder un símbolo. Un claro ejemplo es el uso de una moneda para obtener dinero mediante la potenciación con voluntad y las palabras pronunciadas. 

También hay magia protectora que se emplea para repeler peligros y miedos. También puede emplearse para crear un escudo psíquico. La magia protectora tiene dos formas: destierro y astringente de magia. Recuerda siempre cuando realices cualquier hechizo que este sigue la Rede Wicca de no dañar a nadie.

La magia astringente bloquea la negatividad o los efectos dañinos por un periodo de tiempo. Puedes emplearla sobre ti mismo o sobre otra persona (recuerda "no dañes a nadie"). Puedes impedirte comer alimentos no adecuados o el estar con la gente equivocada. Puedes utilizarla para que otras personas no te digan cosas dañinas. Existe magia de destierro que es muy común.  La salvia que se quema en casa para desterrar energía negativa es una de las formas más conocidas de magia de destierro. 

Actividad para esta semana: Piensa qué es la magia para ti. Escríbelo en tu cuaderno o diario.

En mi caso, tras muchos años dentro de la brujería y tras pasar por diferentes vertientes de esta, he llegado al momento en el que la magia es el día a día, sin necesidad de un número excesivo de velas o el aceite esencial de mejor calidad. Si hay voluntad, la magia acude. Siempre pongo el mismo ejemplo: cuando cocinas, juntas una serie de ingredientes y sigues unos pasos concretos. Puedes agregar unas especias o ingredientes extra que te asegurarán el éxito del plato ante tus invitados pero no fueron las especias las que hicieron del plato una exquisitez sino tu voluntad a la hora de cocinar y el tiempo y la atención empleadas. Sin ese condimento extra, la comida hubiera estado rica igualmente. Con la magia es igual. Tú puedes querer un objetivo con todas tus fuerzas pero la magia no te lo traerá solo porque lo desees. Debes buscar los ingredientes dentro de ti y seguir los pasos adecuados. Solo desearlo y un hechizo no lograrán tus propósitos. El hechizo es el condimento extra. Lo realmente importante es tu voluntad y tu actitud. Con voluntad y un comportamiento adecuado, la magia surge de por sí y los obstáculos para lograr algo disminuyen. La magia sin necesidad de hechizos es la más potente de las magias.