lunes, 26 de diciembre de 2016

Semana 15: Cómo invocar el círculo


Ya has aprendido sobre los altares y los elementos. Ahora aprenderemos a hacer un ritual y a invocar el círculo. Un ritual honra al Dios y a la Diosa y se hace dentro de un círculo. ¿Qué es este círculo y por qué es necesario para el ritual? El círculo se invoca en un radio de 360º alrededor de la persona o las personas involucradas en el ritual o en cualquier trabajo mágico.

El círculo es un área de energía que mantiene la energía que utilizas para crear magia o trabajar con el Dios y la Diosa. El círculo siempre se traza en deosil, o lo que es lo mismo, en el sentido de las agujas del reloj. También protege al invocador de cualquier energía negativa o de espíritus. El uso de la magia y de la energía atrae a los espíritus. Como dice la versión completa de la Rede: "Traza el círculo por triplicado para mantener al espíritu malvado alejado". El círculo también se invoca para crear un espacio sagrado. Piensa en él como en un templo de cambios. Este espacio sagrado creado por el círculo puede crearse y disolverse en cualquier lugar, interior o exterior.

Piensa en el espacio que puedes necesitar para tu ritual o trabajo mágico. El círculo debería tener un diámetro de entre 2,5 y 4 metros de diámetro si trabajas con un coven. Si trabajas en solitario o en un espacio reducido, tu círculo puede ser más pequeño o lo suficiente para que puedas estar sentado o en pie en su interior.

Si estás invocando un círculo para un grupo grande, invocas un círculo grande.

Antes de invocar tu primer círculo para el trabajo ritual, primero debes limpiarte físicamente. Toma un baño o una ducha purificadores. Visualiza toda la energía negativa y las preocupaciones de tu día a día siendo expulsadas con el agua. Vístete después con ropa que sea cómoda para ti.

Puedes vestir ropas rituales. Este tipo de atuendo ayudan a introducirte en un estado mental ritual. El motivo de esto es que son ropas diferentes a las empleadas a diario. Asegúrate de tener todo aquello que necesitas en el círculo. Esto implica todo lo que utilizarás para el trabajo mágico, las ofrendas para las Deidades... Una vez dentro del círculo no podrás salir hasta haber concluido el trabajo.

Cuando tengas todas las herramientas, enciende las velas y el incienso y coloca un poco de sal en el cáliz con agua y mézclalo.Camina alrededor del círculo en deosil comenzando por el este y asperjando el área según la recorres.

Una vez estés de nuevo en el este, deja el agua en su lugar. Toma el incienso o la campana y camina alrededor del círculo del mismo modo que hiciste con el agua. Ya has invocado el círculo dos veces. Queda la tercera y más importante.

Una vez estés preparado, colócate mirando al este con tu athame o varita y di: "Señores y Señoras de las Atalayas del Este, elemento del Aire, yo os invoco para que presenciéis mi ritual y protejáis el círculo". Una vez dicho esto, traza el símbolo del pentáculo con tu athame o varita. Esto es lo que se conoce como la llamada a los cuartos. Cada elemento tiene su cuarto dentro del círculo el cual protegen y contemplan. 

Ahora, caminando en deosil, traza tu círculo con el athame o varita y colócate mirando al sur para invocar el elemento del fuego diciendo: "Señores y Señoras de las Atalayas del Sur, elemento del Fuego, yo os invoco para que presenciéis mi ritual y protejáis el círculo". Haz de nuevo el símbolo del pentáculo con tu athame o varita. Ve al oeste en deosil para continuar trazando el círculo con la herramienta elegida e invoca al elemento del agua, diciendo: "Señores y Señoras de las Atalayas del Oeste, elemento del Agua, yo os invoco para que presenciéis mi ritual y protejáis el círculo". Haz el símbolo del pentáculo. Ve al norte, trazando el círculo. Invoca el último elemento, la tierra, diciendo: "Señores y Señoras de las Atalayas del Norte, elemento de la Tierra, yo os invoco para que presenciéis mi ritual y protejáis el círculo" y haz el símbolo del pentáculo. Tras esto, regresa al este para finalizar el trazado del círculo. Tu círculo ha sido invocado tres veces, estás listo para llevar a cabo tu ritual o trabajo mágico.


Cuando comencé en la brujería seguía estos pasos y agregaba muchos más pero, con el tiempo y la práctica comprendí que me eran absolutamente innecesarios. Si tu altar y tú mismo estáis siempre listos y preparados, esto no es necesario ya que no existen las energías negativas, solo la energía. Igual que los cuchillos, no son buenos ni malos, lo bueno y malo es el uso que se hace de ellos. Por eso, partiendo de esta base, ¿de qué energías nos puede proteger un círculo? De ninguna, porque es más una manera de que el practicante se centre en el trabajo y se conciencie de lo que va a realizar, concentrándose en los pasos y olvidándose momentáneamente de los asuntos que le preocupa a lo largo del día.

Yo simplemente voy centrándome en el trabajo ritual según limpio y coloco todo sobre el altar. Me paro frente a él y alzo oraciones a los elementos y las Deidades, sin necesidad de desplazarme por toda la estancia, simplemente centrando mi atención en el espacio que he dedicado para cada elemento en mi altar. Mucho más sencillo y menos complicado. Pero eso a gusto de cada cual.











lunes, 19 de diciembre de 2016

Semana 14: Diferentes altares

En tu camino sería conveniente tener más de un altar si el espacio te lo permite. No es necesario pero ayudan a aprender más sobre el poder y los elementos. Además, también te ayuda a volverte más espiritual. Si dispones de una habitación para ellos, coloca un altar de la tierra en el norte, uno del aire en el este, uno del fuego en el sur y uno del agua en el oeste. Los altares son lugares maravillosos para meditar los diversos aspectos de los elementos.

El altar de la tierra debe ser un lugar para conectar con las energías de la tierra y para enraizarte. Algunos wiccanos crean un altar con las herramientas relacionadas con la tierra, si puedes permitírtelo y conseguirlas, es una buena opción. Puede ser un cristal o un recipiente con sal en el norte, un caldero para quemar hierbas para el aire en el este, una vela verde para el fuego en el sur y un cuenco de piedra para agua en el oeste. O puedes tener un símbolo en lugar de las herramientas elementales como los cristales o las hierbas o una imagen de una montaña.

El altar del aire es un lugar de inspiración, comunicación y pensamiento. Puedes tener un cristal amarillo o naranja para la tierra en el norte, una vara de incienso en el este (o campanas), una vela amarilla para el fuego y un cuenco amarillo en el oeste. O puedes tener símbolos o estatuas o imágenes de pájaros o plumas.

El altar del fuego puede ser un lugar parra la pasión y la fuerza. En él puede haber cristales de color rojo para la tierra, conos de incienso en el este, una vela roja en el sur y un cuenco rojo con agua. Una alternativa es tener símbolos para el fuego como una vela roja o la estatua de un dragón.

El altar del agua es un lugar para aumentar tu intuición y tus habilidades psíquicas. Coloca un cristal azul para la tierra, un quemador de aceites para el aire, una vela azul para el fuego y un cáliz para el agua. Una alternativa para usar el el altar del agua es una estatua de una ballena o un delfín o un cáliz.

Otros altares son los de luna llena. Estos se pueden colocar tres días antes del evento lunar. Para la luna llena, céntrate en imágenes de Deidades y colores lunares (blanco y plata) en la decoración. También puedes emplear el color rojo de la Diosa Madre en tu decoración como podría ser en el mantel o en las velas. 

Los altares de los Sabbats son una alegría de planear y montar. Céntrate en los colores y símbolos tradicionales de cada Sabbat.

Para Samhain, decora tu altar con colores negros, naranjas y púrpuras. Coloca imágenes de tus difuntos y linternas de calabazas.

Para Yule, decora tu altar con colores rojos y verdes. Coloca luces decorativas alrededor del altar y si el espacio te lo permite, coloca símbolos que representen el renacimiento del sol. La mayoría de adornos de Navidad son símbolos paganos (incluido el árbol), así que no precisas de demasiadas compras para conseguir tus adornos. El acebo y el muérdago son decoraciones perfectas.

Para Imbolc, decora tu altar en blanco y rojo con cruces de Brighid.

Para Ostara, decora tu altar en verdes, rosas y otros colores primaverales. Puedes usar nuevos de Ostara para decorar el altar puesto que son símbolos paganos. Utiliza también flores primaverales para adornar tu altar.

Para Beltane, decora tu altar con colores rojos o primaverales y con símbolos de la unión de Dios y de la Diosa.

Para Litha, decora tu altar con colores naranjas y amarillos y símbolos solares.

Para Lughnasadh, decora tu altar con colores amarillos e imágenes de girasoles y mazorcas de maíz o cualquier otro tipo de grano para celebrar la primera cosecha.

Para Mabon, decora tu altar con colores rojos, naranjas y otros colores otoñales. Puedes colocar calabazas y hojas otoñales en el altar.

Actividad semanal: Crea un altar nuevo o cambia el actual si no tienes más espacio. Si hay algún Sabba próximo mientras lees esto, puedes decorar el altar acorde a esa festividad.


Aquí os dejo algunos altares de mis Sabbats y lunas

Samhain 

Yule

Imbolc

Ostara

Beltane

Litha

Lughnasadh

Mabon

Lunas llenas

lunes, 12 de diciembre de 2016

Semana 13: El altar


Posiblemente a lo largo de tu vida hayas escuchado sobre altares paganos y veneración a ídolos. El altar no es un lugar oscuro y de sacrificio. Es un lugar de celebración, magia y conexión con las Deidades. Cuando comienzas en la senda de la Wicca, es importante que dediques un área para tu trabajo mágico y ritual. Tu altar no tiene por qué ser grande. Puede ser del tamaño que tú decidas. Puede estar en lo alto de un armario si no dispones de mucho espacio. El altar no necesita tampoco ser permanente, puede ser uno que montas únicamente cuando lo tienes que utilizar. Aunque tener un altar permanente ahorra mucho tiempo. El altar permanente puede servir para meditaciones diarias y como recordatorio de tu senda espiritual. Tu altar puede estar en el exterior si tienes un jardín o patio e incluso se puede tener un pequeño altar de viaje para rituales en la naturaleza.

¿Cómo montar un altar?

El altar debe estar orientado al norte. El primer paso es colocar el pentáculo en el centro del altar. Después se colocan los símbolos de cada elemento en su lugar correspondiente. El cuenco con la sal se coloca al norte, para la tierra. El quemador de incienso va al este, para el aire. Una vela se enciende en el sur, para el fuego. El cáliz se coloca en el oeste para el agua. Tras esto se colocan imágenes o estatuas del Dios y la Diosa en el altar. El dios irá en la esquina superior derecha y la Diosa en la esquina superior izquierda.

Si se dispone de caldero, este se coloca en el oeste, cerca del cáliz. La campana estará al este y la varita al sur. La varita estará al sur y el athame al este. El Libro de las Sombras puede colocarse en el altar si se desea. Se pueden agregar velas en el norte para la iluminación.

El altar se ensucia así que es recomendable tener telas o manteles no inflamables para proteger su superficie.

Actividad semanal: Crea un altar con las herramientas básicas de las que dispongas. Los altares se han convertido en algo prácticamente artísitico para los paganos y wiccanos.

Disponer de un altar bonito puede llevar tiempo (incluso años). No hay que sentirse mal porque el altar no sea uno de los más hermosos. Tu altar es una extensión de tu senda personal y de tu personalidad. Será tan único y hermoso como tú, crecerá contigo a lo largo de tu recorrido por la senda de la Wicca.



En la foto que encabeza la lección de hoy he recreado un altar tal como se describe aquí y ahora os expongo mi distribución personal.


Lo primero es que yo siempre trato de orientar mi altar hacia el este o el oeste ya que son los lugares por donde sale y se pone el sol y era por ellos por lo que antiguamente se guiaba la gente para la celebración de las festividades. Cuando no se lleva a cabo ningún tipo de trazado de círculo porque ya no se necesita, como es mi caso, el tema de en qué punto cardinal se oriente cada herramienta deja de tener tanta importancia y se busca la practicidad. Si seguimos el ejemplo de esta lección, al colocar las velas en el sur del altar, nos quemaríamos cada vez que fuésemos a trabajar sobre el altar porque las tenemos en primera línea. Por eso, yo las velas las coloco siempre en la parte superior del altar o en los laterales, tratando de mantener despejada la parte inferior que considero "de trabajo".

La sal y el agua representan la tierra y el agua, dos elementos asignados a la Diosa y por eso los coloco cerca de su imagen, al lado izquierdo del altar y al lado derecho, al Dios y las herramientas relacionadas con sus elementos (aire y fuego): athame, varita, incienso. Esto suele ser muy práctico además porque la mayoría somos diestros y tanto la varita como el athame las cogemos con la mano derecha y al tenerlas a ese lado del altar, nos es más cómodo. Al no trazar el círculo, no utilizo la sal para representar la tierra sino flores y coloco el jarrón en el centro superior del altar, donde corre menos riesgo de verterse o caerse.

El pentáculo siempre está en el centro ya que sobre él se realizan la mayoría de trabajos. El caldero soy partidaria de tenerlo en el suelo, al lado izquierdo, por representar el agua y por lo tanto ser una herramienta afín a la Diosa. Es una herramienta demasiado aparatosa que se come el espacio del altar.


Y este es mi altar permanente donde solo aparecen los Dioses y los elementos representados. Siempre tiene flores frescas y cada día enciendo sus velas e inciensos elevando una pequeña oración. Cuando celebro alguna festividad o realizo algún trabajo, traslado todo a un altar más grande y coloco las herramientas necesarias.

Espero que todo esto os sea de utilidad y que sea de vuestro agrado.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Semana 12: Herramienta de los brujos

Los brujos y las escobas van de la mano. Sí, la escoba es una herramienta de los brujos. Hay otras herramientas que también usan brujos y wiccanos a la hora de hacer hechizos y rituales.


Comencemos con el athame, un cuchillo o daga, tradicionalmente de mango negro, de doble filo que nunca se utiliza para cortar objetos físicos. El athame se usa para cortar cosas espirituales, evocar la magia e invocar las Atalayas de los elementos. Cuando se emplea para la evocación de la magia o del círculo, es una herramienta para canalizar la energía de uno mismo. El athame también es usado para mezclar la sal en el cáliz, otra herramienta de los brujos. El athame se utiliza para más cosas que la creación del círculo. Si precisas abandonar el círculo por cualquier circunstancia, puedes hacer un corte en el círculo espiritual con el athame para salir del círculo y regresar después, cerrándolo de nuevo con esta misma herramienta. Nunca se utiliza el athame como herramienta, puesto que la sangre mancha la energía del athame. El athame simboliza lo masculino y el ánimo. Su elemento es el aire, aunque en algunas tradiciones su elemento es el fuego. Como dije, el athame no se emplea para cortar cosas físicas como podrían ser las hierbas. Si quieres un cuchillo para cortar hierbas, ese será el cuchillo de mango blanco y filo curvo que los brujos llaman bolline.

Puede verse a algunos brujos y wiccanos usando espadas. Funciona igual que un athame pero confiere más autoridad. Igual que un athame, puede ser empleado para crear el círculo e invocar a las Atalayas de los elementos. Es más práctico su uso privado en rituales solitario o en interiores. Usar una espada en un parque público puede atraer la atención de personas indeseadas o de la policía. Y no creo que invitaras a la policía a tu última celebración de Ostara, ¿no?


La siguiente herramientas es la varita. Se usa igual que el athame o la espada pero menos amenazante. Se puede usar para el trazado del circulo y para dirigir la energía. La longitud de la varita debe ser desde tu codo a la punta de tus dedos. Puede haber un cristal e incluso símbolos  y/o runas inscritos en la varita... La madera de la varita también tiene un propósito mágico (algo de lo que se hablará en próximas lecciones). El elemento de la varita es el fuego aunque en algunas tradiciones se le asigna el elemento aire.


El pentáculo es una estrella de cinco puntas rodeada por un círculo que representa al elemento tierra y espíritu y es un símbolo de protección. Se utiliza en rituales para otorgar poder, limpiezas, o para cargar algo que se coloque sobre él.


El cáliz es una herramienta que simboliza el agua y a la Diosa. Se utiliza también para simbolizar el agua en el altar, tema que se tratará la próxima semana al hablar de la disposición de un altar. Se utiliza combinado con sal para purificar el círculo. Puede usarse agua de grifo, de lluvia, mineral o de manantial. Para atraer la abundancia, se mantiene el cáliz siempre lleno en el altar.


Una de las herramientas más populares de los brujos es el caldero que simboliza el agua y el vientre de la Diosa. Es una herramienta sagrada para la Diosa celta Cerridwen. El caldero se utiliza para quemar hierbas, hacer agua de luna y creación de pociones (no ingeribles).


Los quemadores de incienso se utilizan, como su propio nombre indica, para quemar inciensos y representa el elemento aire en el altar. El incienso se usa para purificar, alejar, crear el círculo y como ofrenda a los Dioses.


La campana es otro símbolo de aire, usado para purificar y desterrar lo negativo. También se usa de manera ceremonial para marcar el comienzo y final de los rituales.


La sal se utiliza en los rituales y en los altares para representar el elemento de la tierra. Se utiliza junto con el cáliz para purificar el espacio en el que se crea el círculo.

Uno puede crearse sus propias herramientas si tiene los utensilios necesarios para su creación y también pueden adquirirse en múltiples tiendas especializadas. Ambos casos son igual de válidos.

Actividad semanal: Adquiere una herramienta para tu altar, incuso si se trata solo del cuenco con la sal. Va siendo hora de ir creando un altar. No es necesario adquirir todo de golpe.


Las herramientas pueden adquirirse en cualquier sitio, si luego se les otorga su función ritual. Mi primer cáliz fue una copa que compré en un bazar cuando era adolescente y mi athame era una daga de Napoleón de la colección de armas antiguas de mi padre. No hay que tener prisa en adquirirlas y no es necesario que sean caras y bonitas, sino que puedan desempeñar su función. Mi varita es de madera de saúco por ser considerada sagrada:

"[...]del saúco no cortarás rama
porque es el árbol de la Dama"
(Rede wicca)

Mi cáliz es un regalo de una amiga sacerdotisa de Hécate que vive en Grecia y manufacturado por un irlandés. Es muy especial porque me lo regaló ella, siendo su antiguo cáliz y porque el símbolo que lleva (triskel o triple espiral) fue mi primer tatuaje (en 2009). Mi cuenco de la sal es una vieira porque me gusta en la medida de lo posible utilizar recipientes naturales en el altar, evitando en la medida de lo posible el metal.

Este libro se centra en la Wicca. Recordad que es una senda que yo ya no sigo aunque tengo influencias de esta en mis prácticas. Yo ya no tengo la necesidad de la creación de un círculo, rara vez uso la campana, si no es para centrar a los asistentes del ritual para dar comienzo. He tenido altares de lo más elaborados y de lo más sencillos y mis prácticas, una vez he ido avanzando en vivencias y experiencias, se han ido simplificando pero a la vez, se han hecho más solemnes y menos teatrales.