lunes, 15 de enero de 2018

Filosofía


Es muy importante comprender vuestras propias creencias y expectativas antes de llevar a cabo la práctica de la lectura del tarot. Cómo leáis las cartas dependerá de vuestras creencias. Todo en el tarot es simbólico por lo que todo lo que hagáis en vuestra práctica debería serlo también. La manera de barajar, incluida la cantidad de veces a barajar, si permitís o no que otros barajen, será un reflejo de vuestras creencias, y de la filosofía de las cartas. Antes de hacer preguntas a las cartas, haceoslas a vosotros mismos. Conocer la respuesta a las siguientes preguntas os facilitará el aprender sobre las cartas y hacer lecturas. 

¿Por qué realizáis una lectura?

¿Creéis que el futuro está escrito? ¿Está vuestro futuro predeterminado? ¿Están los eventos de vuestra vida predichos en las cartas sin posibilidad de alterarlos a pesar de vuestras acciones? ¿Tiene la gente libre albedrío? ¿Puede un individuo crear su propio futuro? ¿Tenemos completo control sobre nuestras vidas y por lo tanto las cartas sólo muestran posibilidades o probabilidades? ¿Hay cosas predestinadas y otras bajo nuestro control?

¿A quién podéis echar las cartas?

¿Podéis echaroslas a vosotros mismos, o la objetividad necesaria lo hace imposible? ¿Deberíais echárselas a amigos y familia, o sería sencillo plasmar vuestros deseos para vuestros seres queridos en las cartas? ¿Deberíais leerlas a asociados profesionales? ¿A extraños? ¿Se las echaríais a personas cuyas creencias o estilo de vida os parecen erróneos? ¿Se las echaríais a alguien sin estar presente o sería una invasión a su privacidad? ¿Se las leeríais a un escéptico que diga que “solo quiere probar”?

¿Sobre qué cuestiones precintaríais? ¿Y si alguien quiere saber cuándo morirá? ¿O si su pareja le es infiel? ¿O si una ex pareja ya tiene otra relación? ¿Y si os preguntan sobre algo ilegal o de una moral con la que no estáis de acuerdo? ¿Preguntaríais sobre cuestiones médicas, legales o financieras?

¿Cuál es vuestro rol como lectores?

¿Sois un canal para lo divino? ¿Estáis obligados a decirle a alguien todo lo que veis en las cartas? ¿Es vuestro trabajo decirle al consultante qué hacer? ¿Interpretáis las cartas y dejáis que el consultante proceda como quiera hacerlo? ¿Cómo seréis de interactivos? ¿Ayudaréis al consultante para que sepa qué y cómo preguntar o dejaréis que compongan sus propias preguntas? Planteaos también el rol del consultante. ¿Hará preguntas o procederéis a echar las cartas directamente? ¿Participará en la interpretación? ¿Responderá preguntas que le hagáis durante la lectura para clarificarla?

Reflejar vuestras creencias y responder estas preguntas puede llevaros un tiempo. La respuesta a una puede hacer que reconsideréis la respuesta dada a otra. Las respuestas pueden cambiar con el tiempo según crezcáis y evolucionéis como lectores.  

domingo, 14 de enero de 2018

Conceptos básicos

Sigo traduciendo la introducción del libro de mi tarot Journey into de Hidden Realm que, como veréis, ayuda mucho a comprender las cartas del tarot. 




A lo largo de estas cartas y del viaje emprendido con ellas, los habitantes del Reino Oculto os otorgarán el presente de la sabiduría. Según os vayáis abriendo a ellas, encontrareis respuestas, ideas, consejos para dirigir vuestra vida... Aprenderéis sobre vosotros mismos. Cada palo representa un elemento: bastos (fuego), copas (agua), espadas (aire) y pentáculos (tierra) y cada uno se enfoca en unas características. 


• Bastos: deseo, pasión, impulso. 

• Copas: emociones, creatividad, relaciones. 

• Espadas: lógica, pensamientos, comunicación, desafíos. 

• Pentáculos: dinero, recursos, mundo físico. 


La energía elemental es la llave para entender el mundo desde la perspectiva y la sabiduría de las hadas. Ellas ven lo invisible y no solo lo ven y lo sienten, comprenden cómo la energía puede tener diferentes formas. Al igual que un elemento puede verse fortalecido y/o debilitado por otro, las cartas se ven afectadas por aquellas que la rodean en una tirada. 


• Cartas de un mismo palo: se intensifican. 

• Espadas y bastos: se refuerzan. 

• Copas y pentáculos: se refuerzan. 

• Bastos y copas: se debilitan. 

• Espadas y pentáculos: se debilitan. 

• Bastos y pentáculos: se debilitan. 

• Espadas y copas: se debilitan. 


El fuego es poderoso y también débil. En el tarot, el fuego simboliza audacia, coraje y determinación. Representa nuestro deseo y pasiones. El palo de los bastos es de acción y creatividad. Como el fuego puede destruir y purificar, os bastos se asocian a la espiritualidad. 


El agua se considera pasiva porque se dice que adopta la forma de aquello que la contenga. También puede erosionar una roca. Los huracanes e inundaciones no son contenidos por nada. Al igual que el fuego, el agua puede dar vida o destruir. En el tarot, el agua representa el subconsciente y las emociones que fluyen en él, en y en torno a nuestra vida. Nos conecta con otros mediante relaciones e intimidad y también puede alejarnos. Las emociones en ocasiones crean reacciones físicas porque una atracción hacia una persona es más apreciable que una conexión intelectual. Al igual que el fuego, el agua está asociada a la limpieza espiritual. Al contrario que la dura destrucción del fuego, la experiencia espiritual del Ahís es sanadora, nutriente y purificadora. 


El aire puede ser inmóvil, algo invisible que necesitamos para vivir. Puede ser un tornado que destruye, dejando un mundo bizarro y surrealista a su paso. En el tarot, el aire representa nuestros pensamientos y lógica, una palabra que viene del griego: “logos”, que significa razón, orden y conocimiento. Las espadas están asociadas a todo ello y también a la verdad, que realmente es una espada de doble filo. Como el aire, nuestras palabras y pensamientos son invisibles y poderosos. Con ellas podemos sanar, crear o destruir. 


A diferencia de los otros elementos, la tierra es relativamente estable. En el tarot, los pentáculos representan nuestro mundo físico, incluyendo nuestros cuerpos y sentidos, así como el dinero, recursos y abundancia. El tiempo también está asociado a la tierra puesto que es un recurso limitado. Al ser la tierra el mundo tangible, muchos consideran este palo el más mundano de todos. Para las hadas, la tierra es la culminación del espíritu, la manifestación divina. 


Los números también tienen su propia energía. El número de la carta y el palo se combinan para crear la energía esencial de la carta. La amplitud de la energía de los elementos está determinada por la energía de los números. 


• As: la semilla, comienzo, potencial. 

• Dos: división, dualidad, apertura. 

• Tres: creación, abundancia, corazón. 

• Cuatro: estabilidad, felicidad, protección. 

• Cinco: juicios, pruebas, dureza. 

• Seis: belleza, armonia, unión, vitalidad. 

• Siete: progreso, lo desconocido, un salto adelante. 

• Ocho: determinación, propósito, fuerza. 

• Nueve: culminación, fruición, consecuencias. 

• Diez: exceso, trascendencia, final. 


Si separáis las cartas por palos, veréis cómo la energía de cada elemento aparece expresada en cada carta, siendo los números los que crean la diferencia. Si observáis todas las cartas de un mismo número colocando su Arcano Mayor correspondiente (As con El Mago, dos con La Suma Sacerdotisa...) veréis la energía numérica repetida en ellas. 


Comprender cómo la energía de los palos y de los números trabajan juntas para crear un significado, os dará un fundamento fuerte para entender las cartas. Poco a poco, profundizaréis en sus significados. 

martes, 9 de enero de 2018

Viaje al Reino Oculto [Introducción]

Esta es la introducción del libro que acompaña a mi Tarot Journey into de Hidden Realm, que he traducido para compartirlo con vosotros. 



Imaginaos paseando por el bosque, al atardecer, con los últimos rayos del Sol filtrándose entre las ramas de los arboles y los pájaros entonando canciones. Mientras camináis, por el rabillo del ojo os ha parecido ver que algo —¡o alguien!— pasaba fugazmente pero, al centrar la mirada, ha desaparecido. Posiblemente fuera fruto de vuestra imaginación, ¿no? Seguís caminando. Un paso. Otro más. Un tercero que os introduce de lleno en una escena que os hace pensar que quizá no estabais imaginando nada. Ante vosotros han aparecido personas —al menos, parecen personas— tocando todo tipo de instrumentos musicales y bailando al son de la música. 

Una mujer baila despeinada y de manera frenética, alzando los brazos hacia unos cuervos que parecen danzar con ella. Se gira un breve instante, lo suficiente para que apreciéis su rostro pintado de rojo sangre, y regresa su atención a la danza. Entonces otra mujer, cuyos movimientos fluyen como si se moviese bajo el Agus, os toma de la mano y os lleva a un lugar separado de la fiesta. 

—Pocos de tu especie han llegado hasta aquí —dice—. Sé Bienvenido. Si gustas, quédate, explora. Has cruzado un límite y nada volverá a ser lo mismo. 

Tras estas palabras, desaparece, como si fuera la llama de una vela que alguien haya soplado. 

Ahora, coged una carta al azar. Imaginad que esa es la siguiente persona con la que os encontraréis aquí en este bosque encantado. ¿Qué imagináis que sucederá?

Vuestra experiencia inicial en el Reino Oculto os dirá tanto de vosotros como de la persona que encontréis en la carta. Ahora es cuando decidís si seguís este camino de manera intuitiva, dando de lado los próximos artículos, o si preferís la lógica. Ambas sendas son correctas y, tomes la que romeos, no dejéis de experimentar la otra también. Las cartas son puertas, estos artículos solo una guía. Podéis viajar sin mapa pero, siempre es recomendable portar uno para consultarlo cuando es necesario y, aunque puedas aprender mucho del mapa, eso no sustituirá a la experiencia. 

El Reino Oculto es diferente de nuestro plano normal de existencia pero no está separado por completo de él. Lo que aprendas de la naturaleza y del comportamiento de las energías elementales y numéricas facilitará tu entendimiento de las cartas y te ayudará a navegar por tu vida de manera grácil y sencilla. 

Cada carta te dejará un consejo personal de un habitante del Reino Oculto que puedes aceptar o desechar pero, de elegir la segunda opción, que ellos no descubran que lo hiciste. Cuando los conozcas a todos, podrás unirte a la fiesta y bailar con ellos. 


BIENVENIDOS AL REINO OCULTO